¿Son las costas de Aragua las más bellas de Venezuela? Pregúntele a un lugareño. Dirá que sí una y mil veces, ¡compruébelo usted mismo!

Acuipesca Magazine le invita a un recorrido imaginario por algunos parajes de la esplendorosa costa de oro del centro de Venezuela. Una franja de 45 kilómetros de mar que se extiende de este a oeste desde la selvática población de Puerto Cruz, hasta la verde esmeralda Ensenada de Turiamo.

Atravesar por tierra los serpenteantes caminos del Parque Nacional Henry Pittier —desde la ciudad capital del estado Aragua, Maracay, hasta la costa— es el comienzo de la aventura. Es un recorrido lleno de tonos verdes, con caídas de agua impresionantes, la gente más cálida y hospitalaria, los sembradíos de coco, cacao y café, la comida típica más suculenta y lo mejor: toda la historia y la idiosincrasia de los pueblos originarios con sus tradiciones religiosas y costumbres musicales, donde destaca el rítmico tambor. Son dos las opciones de camino desde Maracay: hacia el oeste, subiendo por El Limón llegará a Ocumare de la Costa, y hacia el este, subiendo por El Castaño su destino será Choroní… difícil decisión ¿verdad?

Cortesía de http://www.venezuelatuya.com/centro/costas_de_aragua.html

Litoral aragüense, sin desperdicio

Puerto Cruz y Puerto Mayason las más orientales de las playas de Aragua, muy cercanas al estado Vargas y pertenecientes al municipio Tovar. Ambas ofrecen al visitante paradisíacas playas, con bellas arenas y ensenadas propias del mar Caribe, rodeadas de imponentes montañas, excelentes para la práctica de submarinismo y la pesca artesanal. Para llegar a cualquiera de estas playas es necesario conducir hasta la Colonia Tovar y luego tomar un camino rústico con vehículos de doble tracción.

 

Tuja, Cepe, Puerto Escondido y Chuao

También al este de Aragua se encuentran estas tres playas aún semivírgenes por la obligatoriedad para el turismo de acceder en embarcaciones marítimas. Tujaes una playa tranquila rodeada de verdes montañas que se encuentra entre Puerto Cruz y Cepe. Ideal para la práctica de snorkel y para acampar, un paraíso tropical en el cual se puede disfrutar de un tobogán y pozo natural. Cepese encuentra a 30 minutos en lancha desde Choroní y es una de las playas más hermosas de la costa. A 15 minutos de caminata por la montaña en la zona este de la bahía se encuentra Puerto Escondido, hermosa playa virgen que está dividida por una montaña que sobresale al mar, y cuenta, por una parte, con unos pozos llamados jacuzzi naturales y, por el otro lado, con una pequeña playa entre las dos montañas. Según los aragüeños, Chuaoes conocido por cosechar el mejor cacao de Venezuela. También por tener una inmensa y hermosa bahía en forma de media luna, a la cual también se accede en lancha desde Puerto Colombia, en una travesía salpicada de mar por 25 minutos.

Playa Grande y Choroní

Playa Grande es una hermosa franja costera de casi un kilómetro de largo en Choroní. La playa, oceánica y con un extenso bosque de cocoteros, está limitada por las montañas que caen directamente al mar. Choroní es considerado un destino mágico, por su peculiar arquitectura colonial y calles empedradas, que rememoran los tiempos de las primeras haciendas cacaoteras. La música de tambor fluye en cada esquina y sus moradores se encargan de hacer la estadía placentera y cómoda. Es el epicentro de destinos inolvidables como: Playa Grande, Cepe, Puerto Escondido y Chuao.

La Playa de Cuyagua

Partiendo de Ocumare de la Costa (destino al cual se llega por la vía de El Limón) y cruzando la montaña que está detrás de la bahía de Cata, llegará a uno de los pueblos más interesantes de la costa aragüeña: Cuyagua. Pueblo aplacible y creyente que rinde devoción a la Inmaculada Concepción. Al final del pueblo, se encuentra la Poza de Arena del río Cuyagua, un lugar bien cuidado y con estructura para hacer parrillas. Si bordea el río, al recorrer unos cuantos metros llega a una playa excelente para la práctica del surfing, debido a su fuerte oleaje.

Bahía de Cata y Catica

Muchos dicen que Bahía de Cataes la mejor… y es que, en verdad, tiene todos los atributos naturales para enamorar al visitante. Lo primero   es la impactante vista aérea de la playa desde la carretera, antes de iniciar el descenso luego de haber atravesado las montañas del parque Henry Pittier. Es una inmensa costa bordeada de palmeras, con arenas blancas y, frecuentemente, oleaje moderado. Cuenta con grandes atractivos servicios turísticos y un amplio estacionamiento resguardado.

Y, si Cata le quita el aliento, Caticalo maravillará. Está situada frente a la hermosa bahía de Cata y puede llegar en un breve viaje en peñero, o a pie en un paseo de casi una hora desde Cata por la parte este.

La Ciénaga                

Esuna paradisíaca bahía al oeste de la costa, que goza de una variedad de formaciones de corales, manglares y ostrales; también es una guarida natural para una gran multitud de peces y aves. La forma más común de llegar a La Ciénaga es por mar, partiendo desde Ocumare de La Costa y navegando en peñero durante 15 minutos.