*** La delegación de Venezuela participó junto a representantes de los otros países miembros y de No Miembros Cooperantes***

Nancy Martínez – CNP 7.823

Venezuela estuvo presente en la 92ª Reunión Extraordinaria de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), efectuada del 24 al 28 de julio de 2017 en Ciudad de México, con una delegación integrada por directivos de la Asociación Venezolana de Armadores Atuneros (Avatun), funcionarios del Ministerio del Poder Popular de Pesca y Acuicultura (Minpesca) y técnicos del Programa Nacional de Observadores de Venezuela. Este año el encuentro abordó el diseño de nuevas medidas de conservación que regirán entre 2017 y 2020 el manejo de las pesquerías de los atunes aleta amarilla, patudo y barrilete en la zona del Océano Pacífico Oriental (OPO). 

La representación estuvo conformada por Lillo Maniscalchi, director ejecutivo de Avatun; Manuel Correia, técnico especializado de la Fundación para la Pesca Sostenida y Responsable de Túnidos (Fundatún-Venezuela), junto con Doménico Pinto y Salvatore Natoli, armadores atuneros nacionales. Por el Estado, asistió Nancy Tablante, ex directora general de Pesca Industrial de Minpesca, y Alvin Delgado, jefe del Programa Nacional de Observadores a Bordo de Venezuela (PNOV).

En las deliberaciones participaron además representantes de los demás países miembros de la CIAT, provenientes de Belice, El Salvador, Nicaragua, Canadá, Estados Unidos, Panamá, China, Francia, Perú, Colombia, Guatemala, Taipei-China, Corea, Japón, Unión Europea, Costa Rica, Kiribati, Vanuatu, Ecuador y el país anfitrión, México; además de Bolivia, Chile, Honduras y Liberia en calidad de No Miembros Cooperantes.

“Vale destacar que, como la CIAT tiene responsabilidades importantes en la ejecución del Acuerdo sobre el Programa Internacional para la Conservación de los Delfines (APICD), también se realizó el seguimiento al cumplimiento de las disposiciones de esta exitosa iniciativa de índole multilateral dirigida a la conservación del medio ambiente marino”, indicóla jefa de la delegación venezolana participante en dicho enclave, Nancy Tablante.

El APICD es un acuerdo multilateral suscrito por Belice, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Unión Europea y Venezuela. Dicho convenio busca reducir progresivamente la mortalidad incidental de delfines en la pesquería de atún con red de cerco en toda el área del acuerdo a niveles cercanos a cero, a través del establecimiento de límites anuales.

Por ello, el programa busca métodos ambientalmente adecuados para capturar atunes aleta amarilla grandes no asociados con delfines; para asegurar la sostenibilidad a largo plazo de las poblaciones de atún en el Pacífico Oriental, así como la de los recursos marinos vivos relacionados con esta pesquería. Se procura, entre otras acciones, evitar, reducir y minimizar la captura incidental y los descartes de atunes juveniles y especies no objetivo.

 

Bandera venezolana ondea en el Pacífico

Venezuela, como miembro de pleno derecho de la CIAT, tomó parte en las deliberaciones para definir las nuevas medidas para la conservación de las poblaciones de atunes en el área del OPO. “Hay que resaltar que nuestro país posee una flota registrada en esa zona conformada por 21 buques. La flota venezolana opera en el Pacífico desde la década de los 70, lo cual ha generado unos derechos históricos indiscutibles de la pesca en esa zona, reconocidos hoy día por todos los Estados miembros de la comisión, a pesar de tratarse de un país no ribereño de ese océano”, explicó Tablante.

Entre las medidas acordadasestáel control de los dispositivos concentradores de peces, plantados u objetos flotantes, que son “colonizados” por los atunes y otras especies por considerarlos una protección, práctica que conduce a una captura indiscriminada de especies juveniles de aleta amarilla y barrilete, lo que causa preocupación a los encargados de vigilar el aprovechamiento racional de este recurso.

Los participantes en la 92ª Reunión de la CIAT acordaron tomar medidas para el control de los plantados, con miras a apoyar la recuperación de las poblaciones de atún aleta amarilla, patudo y listado, especies que son pescadas por las flotas que participan en la zona.

Tablante añadió que otro punto de gran interés en este caso fue el tratamiento de la veda en cuanto a tiempo y espacio. Luego de las deliberaciones, se acordó aplicar una veda en dos períodos opcionales de 72 días menos para este año.

En este sentido, los buques que tienen asignados Límites de Mortalidad de Delfines (LMD), o que pescan sobre delfines, observarán una parada de 62 días pero no podrán realizar lances sobre plantados durante ese período.

La veda establecida también rige, a diferencia de años anteriores, para todos los tamaños de embarcaciones, no existiendo excepciones para los buques de clase 4. Venezuela participa en el OPO solo con buques de clase 6.

“Todas las medidas están enmarcadas dentro de las consideraciones formuladas por el Comité Científico Asesor de la CIAT, que le permite a los países obtener un panorama de la situación de las pesquerías, y a su vez determinar qué es lo que deben bregar y hacia dónde deben estar dirigidos sus esfuerzos”, explicó la ex directora general de Pesca Industrial de Minpesca.

 

Avatun aboga por la pesca sustentable

Por su parte, Lillo Maniscalchi, director ejecutivo de Avatun y participante del encuentro realizado en México, defendió el método de captura de atún con cerco usado por los armadores venezolanos, pues lo considera mucho más sustentable en comparación con la pesca sobre plantados utilizada por otras flotas.

Maniscalchi destacó la activa participación de Venezuela en la reunión efectuada, porque prevalecieron los acuerdos bilaterales, se llegaron a arreglos importantes en lo que atinente a los plantados y su control. “Nosotros tuvimos una posición firme en ese sentido, ya que es necesario implementar prácticas que fomenten la captura sostenible del atún”, finalizó.

Nueva presidencia de la CIAT

En esta oportunidad la presidencia de la comisión también fue renovada, mediante la elección del señor Carlos Marín Arriola (Guatemala), en sustitución de Guillermo Morán (Ecuador), y de Alfonso Miranda (Perú) como vicepresidente. Además, Guatemala se ofreció generosamente como sede de la 93ª Reunión de la Comisión en 2018.