(Con información de Minpesca, 10/2019).- “Las langostas deben tener una longitud mínima de 11 centímetros y un peso de un kilogramo. La captura se debe hacer con nasas y los señuelos quedan prohibidos”, refirió el Ministro de Pesca y Acuicultura de Venezuela, Dante Rivas, tras destacar que el Archipiélago de Los Roques (al norte del país) cuenta con grandes recursos naturales para desarrollar el arte de la pesca y que es tarea de todos protegerlos.

 

Tales declaraciones fueron ofrecidas este primero de octubre, luego de iniciar oficialmente desde Los Roques la temporada de langostas, que estará activa hasta el 31 de enero de 2019, y acordó con los pescadores de la zona las condiciones para la captura de esta y otras especies, refiere el boletín de prensa.

En el evento se concretó un importante acuerdo con los pescadores que consiste en el envío de embarcaciones con gran capacidad de acopio para que arrimen diferentes especies que serán distribuidas al pueblo a precios solidarios, a través de los programas sociales que ejecuta el Gobierno Bolivariano.

Se comenzará con una embarcación semanal de 40 toneladas, que aprovechará el viaje para garantizar a los trabajadores del mar los lubricantes y el avituallamiento que requieren, como parte del intercambio productivo.

De igual modo, se entregaron 81 permisos nuevos y 200 renovaciones para la captura de langostas y se ratificaron las condiciones necesarias para preservarlas. Además, se hizo la verificación de la providencia vigente considerando el peso y talla de este recurso hidrobiológico, entre otros elementos; y se revisó la flota pesquera.

Rivas señaló: “Estas acciones nos permitirán fortalecer los programas sociales, combatir el contrabando de extracción en alta mar, organizar a los pescadores y apoyarlos en sus requerimientos. Nosotros venimos a apoyarlos para que sean más productivos y aporten al nuevo modelo económico de la patria”.

Luego de la entrega de permisos, el ministro de Pesca y Acuicultura se dirigió a Cayo Muerto donde celebró la primera faena junto a los pescadores. Posteriormente, a Cayo Pirata para cumplir el proceso de pesaje y medición de las especies capturadas.

 

(Prensa Minpesca)