María Soledad Morales-Covarrubias. Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. Unidad Mazatlán en Acuicultura y Manejo Ambiental, Apdo. postal 711, Mazatlán, Sinaloa, México, C.P. 82000. Tel.

En camaronicultura los animales se cultivan en estanques, tanques, lagunas y jaulas. El medio ambiente acuático abarca una amplia variedad de parámetros y prácticamente todos ellos influyen sobre el mantenimiento de la homeostasis, siendo esenciales para el crecimiento y reproducción de los camarones. Si estos factores se alteran más allá de los límites aceptables pueden predisponer o incluso causar alguna enfermedad, entre los más importantes se encuentran los factores físicos tales como: temperatura, intensidad y periodicidad de la luz (incluyendo el sombreado y los colores de fondo), composición química del agua, su contenido biológico, disponibilidad de espacio y alimento.

La calidad del agua está influenciada por los parámetros fisicoquímicos como la temperatura, salinidad, pH y oxígeno disuelto, además de la presencia de los compuestos nitrogenados (amonio, nitrito y nitrato) que en altas concentraciones son tóxicos para los organismos. Asimismo, el agua de los estanques camaronícolas, especialmente en sistemas, se caracterizan por ser ricos en nutrientes (nitrógeno y fósforo), siendo un medio favorable para el crecimiento y reproducción de patógenos.

En las granjas camaronícolas, las enfermedades se presentan por la interacción de variables ambientales o de manejo, presencia de agentes patógenos y condiciones no óptimas tanto nutricionales como inmunológicas de los organismos en cultivo. En dicho ambiente, los organismos cohabitan o están infectados de numerosos agentes patógenos sin generarle la enfermedad, esta situación se establece por un equilibrio entre la tolerancia del huésped y la virulencia del agente patógeno. Dicha condición se rompe, cuando existen factores de estrés suficientemente importante, para que el animal enferme.  El estado de enfermedad se traduce en los camarones por la aparición de anomalías: síntomas y lesiones, lo que supone un descenso de los rendimientos y, a menudo, la muerte de los organismos afectados. Estas manifestaciones mórbidas son debidas a causas de orden físico, químico o biológico (figura1), actuando solas o en asociación, con el fin de perturbar las funciones fisiológicas del animal. Los bioagresores, que representan las causas biológicas de enfermedad son los virus, bacterias, hongos y protozoarios y su fisiología, está condicionada por factores físicos y químicos del medio ambiente, pero se requiere identificar con precisión cual es este agente causal, evitando de esta manera problemas posteriores como resistencia que complique en el futuro su tratamiento.

Aunque la mortalidad sea a menudo el principal indicador de una enfermedad, esta va precedida de un cuadro clínico, cuya observación permite, según los casos, elegir una muestra, orientar el diagnóstico o asegurarlo según los medios de apreciación de los parámetros del medio ambiente y el conocimiento de los antecedentes patológicos de la explotación en la que se trabaje.

Por ello, es necesario aplicar herramientas de diagnóstico presuntivo como el análisis en fresco que nos permita dar un diagnóstico rápido y seguro para aplicar medidas preventivas, y de esta manera evitar que la enfermedad progrese y avance a niveles críticos donde pueda afectar la supervivencia del camarón.

Análisis en fresco

El análisis en fresco es uno de los principales métodos de diagnóstico para la supervisión del estado de salud del camarón, es una herramienta rápida y eficiente que se realiza en campo y en laboratorio. Consiste en la observación y disección del camarón, para revisar alteraciones en su anatomía externa (cefalotórax, abdomen, apéndices, etc.), órganos y tejidos (branquias, hepatopáncreas e intestino) (figura 2). Su sensibilidad depende de la característica de la técnica, de la carga infectante, de la biología de los patógenos, del conocimiento del huésped, del transporte y preparación de la muestra, de equipo adecuado para su diagnóstico y de la disponibilidad de tiempo y experiencia de observador.

Anatomía externa e interna del camarón

El camarón Penaeus vannamei está cubierto por un exoesqueleto o cutícula, el cual requiere de mudas periódicas para su crecimiento, dividido en 2 regiones con funciones específicas (tabla 1): cefalotórax, donde se encuentran la glándula antenal, órgano linfoide, hepatopáncreas, corazón, ciego hepático anterior, y abdomen constituido por seis segmentos distintos donde se puede observar el intestino, ciego hepático posterior y músculo.

Tabla 1. Funciones principales de los órganos y tejidos del camarón blanco (tomado de Morales-Covarrubias, 2010).

Cómo reconocer que un camarón está enfermo

Todos los seres vivos cuando tienen alguna enfermedad lo manifiestan de varias maneras y los camarones no son la excepción ya que pueden manifestarse por alteraciones del comportamiento que afectan principalmente a las funciones de relación (capacidad de responder o percibir a estímulos) y de nutrición, las primeras trastornan el equilibrio estático o locomotor, el mimetismo, el dinamismo del animal que oscila entre la hiper-exitabilidad y la postración.

Las funciones de nutrición requieren en primer lugar, apetito, la inapetencia es factor común en las infecciones y, en todos los casos el indicador de la presencia de una anomalía; el ritmo respiratorio es necesario observarlo, pues indica a menudo una afección branquial o una perturbación del medio ambiente. Las lesiones externas afectan en primer lugar al estado general y a las proporciones corporales (deformaciones), alteran también la presencia de cuerpos extraños y las secreciones (moco). Además de los cambios de pigmentación, la aparición de heridas y la coloración en el organismo (figura 3).

Manifestación de patogénesis

La forma en que se manifiestan los agentes patógenos depende fundamentalmente de lo siguiente: 1., la especie debido a la susceptibilidad; 2., patogenicidad del agente infeccioso; 3., influencia del medio ambiente (calidad del agua) y 4., manejo biotecnológico de las especies. El fenómeno que designamos regular e indiscriminadamente como estrés se presenta cuando se producen cambios bruscos en uno o más parámetros fisicoquímicos del agua, por lo que es importante realizar observaciones periódicas,  con especial cuidado en  los cambios climatológicos  y valorar cuidadosamente los procesos de eutroficación, en especial cuando se trata de cultivos intensivos.

Principales enfermedades causadas por bioagresores

Los virus, bacterias, protozoarios y hongos (figura 4) representan las causas biológicas de enfermedad, la fisiología de algunos de estos bioagresores está condicionada por factores fisicoquímicos del medio ambiente. Su penetración pueden ser de tres formas: la vía digestiva, respiratoria, y transcuticular. La vía digestiva, es la vía de infección de numerosos parásitos. En la vía respiratoria, la superficie branquial es recorrida por una corriente de agua, bajo una ligera presión, que aporta, al contacto, todos los elementos en suspensión en el medio acuático, las bacterias, hongos y los virus tienen así todas las probabilidades de penetrar. La vía transcuticular, es la vía de infestación que utiliza tanto los hongos y bacterias cuando ha sido dañada. Los virus y las bacterias tienen principalmente dos vías de penetración: la branquial y la mucosa digestiva.

Enfermedades parasitarias

El parasitismo es un fenómeno frecuente, en los camarones, sin embargo, las enfermedades parasitarias no se manifiestan más que cuando las condiciones del medio ambiente permiten la proliferación del parásito. Entre los parásitos encontramos animales unicelulares, llamados protozoarios. En camarones cultivados, los parásitos causan a menudo, serios brotes de enfermedad, debido a las altas densidades mantenidas en esas condiciones que los favorecen, de forma que éstos pueden aumentar hasta un nivel muy alto y causar mortalidad.

Aspectos clínicos y anatopatológicos

Se pueden distinguir algunas alteraciones y lesiones causadas por la parasitosis, en función de la intensidad y de la antigüedad de la invasión. Esta afectación del estado general que a veces sólo es observable antes del examen necroscópico, se manifiesta principalmente por la inapetencia, pérdida de peso, alteraciones edematosas, retraso en el crecimiento y proliferación de parásitos en branquias, intestino y cutícula.

Branquias

En función de la intensidad y de la antigüedad de la invasión. Esta afectación del estado general que a veces sólo es observable antes del examen necroscópico, se manifiesta principalmente por el adelgazamiento, alteraciones edematosas y/ o descenso de los rendimientos como retraso en el crecimiento.

En los organismos con sus sistema suprimido debido a alteraciones,  al observar por análisis en fresco las  lamelas branquiales presentan,  aéreas blanquecinas,  melanizacion y necrosis (figura 5), los organismos con estas alteraciones presentan molestia respiratoria que repercute en el estado general que conduce a una fusión de la musculatura dorsal contrastando con un cefalotórax cuyo volumen está aparentemente aumentado.

 

Las afecciones nerviosas: se exteriorizan por periodos alternantes de postración y de excitación, por alteraciones del equilibrio estático y dinámico que consiste en un movimiento de rotación rápida en un plano horizontal, quedando el cuerpo del animal más o menos arqueado. Otra alteración es la presencia de protozoarios (tabla 2), bacterias filamentosas, detritus, materia orgánica, microalgas, hongos y malformaciones. Las branquias del camarón son consideradas como un órgano blanco, puesto que se encuentran expuestas directamente al medio que lo rodea, éstas reaccionan de tal manera que si la calidad de agua es buena en el cultivo, se mantendrán sanas, en cambio, si la calidad del agua se deteriora, se encontrará con las diferentes patologías u observaciones que se indicaron anteriormente.

Hepatopáncreas

 

En análisis en fresco el hepatopáncreas, es un órgano importante de analizar debido a las alteraciones tubulares (figura 6) que se observan cuando el organismo esta estresado y ha dejado de alimentarse causado por parámetros de cultivo alterados. Debido al estrés del organismo y a la inanición presentada es posible la multiplicación de bacterias en el órgano causando en algunos casos inflamación,  melanización, nódulos hemociticos, encapsulaciones y necrosis tubular (figura 7). Para realizar este diagnóstico el organismo debe de encontrarse en fase de intermuda (figura 8) ya que en esta fase el camarón se encuentra en su máxima alimentación.

Intestino

Es importante revisar si se encuentra inflamado (figura 9), con presencia de alimento y buscar principalmente gregarinas en todos sus estadios (figura 10), las cuales en se adhieren para alimentarse y en casos severos causan desaparición de la mucosa y desprendimiento del epitelio intestinal.

El monitoreo cuidadoso del estado de salud de los organismos en cultivo en conjunto con los parámetros de calidad del agua son importante para comprender las interacciones entre parámetros, salud y crecimiento. Cada parámetro de agua por sí mismo puede no decir mucho, pero varios parámetros juntos pueden revelar los procesos dinámicos que se llevan a cabo en el estanque. Los registros de sanidad y calidad de agua permitirán a los acuicultores notar cambios en los organismos y medio de cultivo para tomar decisiones inmediatas que permitan realizar acciones correctivas en el cultivo.

 

Referencias bibliográficas

Aghuzbeni, S.H.H., Hajirezaee, S., Khara, H. 2015. Polyculture of western White shrimp, Litopenaeus vannamei Boone, 1931 with Grey mullet, Mugil cephalus Linnaeus, 1758 controls external parasites of western white shrimp, Aquaculture Research, 1-6.

Alday-Sanz, V. 2010. The shrimp book. Nottingham: Nottingham University Press.

Barnes, R. 1989. Zoología de los invertebrados. 5ta Ed. Editorial Interamericana, McGraw-Hill.

Chan, S.M., Ranklin, S.M., Keely, L.L. 1988. Characterization of the molt stages in Penaeus vannamei: setogenesis and hemolymph levels of total protein, ecdysteriod and glucose, Biol. Bull., 175: 185-192.

Couch, J.A. 1983. Diseases caused by protozoa. En: A.J. Provenzano Jr. (ed.). The Biology of Crustacea. Cap. 6. Pathology. Academic Press, New York, 04-98 p.

Cuéllar-Anjel, J. 2014. Métodos para el diagnóstico de enfermedades en camarones peneidos. p. 19-96. En: Morales, V. y J. Cuéllar-Anjel (eds.). Guía técnica – Patología e inmunología de camarones penaeidos, 2da edición, OIRSA, Panamá, 382 p.

Fregoso-López, M.G. 2015. Deterioro de la calidad del agua y su relación con la presencia de enfermedades en camarón blanco (Litopenaeus vannamei): efecto del incremento de la concentración de compuestos nitrogenados en agua de baja salinidad. Tesis de Maestría. Posgrado en Ciencias del Mar y Limnología, Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, UNAM, 180 p.

Gutiérrez-Salazar, G.J., Molina-Garza, Z.J., Hernández-Acosta, M., García-Salas, J.A., Mercado-Hernández, R., Galaviz-Silva, L. 2011. Pathogens in Pacific White shrimp (Litopenaeus vannamei Boone, 1931) and their relationship with physicochemical parameters in three different cultura systems in Tamaulipas, México, Aquaculture 321: 34-40.

Iwanowics, D.D. 2011. Overview on the effects of parasites on fish health. In: Bridging America and Russia with Shared Perspectives on Aquatic Animal Health (ed. By R.C. Cipriano, A.W. Bruckner y I.S., Schelkunov) pp. 176-184. Proceedings of the Third Bilateral Conference between Russia and the United States, 12-20 July, 2009, held in Shepherdstown, West Virginia. Khaled bin Sultan Living Oceans Foundation, Landover, MD, USA.

Lightner, D.V. 1996. A handbook of shrimp pathology and diagnostic procedures for diseases of cultured penaeid shrimp. (ed.). World Aquaculture Society, Baton Rouge, Louisiana, USA, 304 pp.

Morales-Covarrubias, M.S. 2014. Montajes en fresco. p. 29-47. En: Morales, V. y J. Cuéllar-Anjel (eds.). 2014. Guía técnica – Patología e inmunología de camarones penaeidos. OIRSA, Panamá, Rep. de Panamá. 382 p.

Morales-Covarrubias, M.S. 2013. Análisis en fresco herramienta de dagnóstico. p. 1-85. Editorial Maya.

Olivas-Valdéz, J.A., Cáceres-Martínez, J., Vásquez-Yeómans, R. 2010. Patógenos que afectan el cultivo de Litopenaeus vannamei en ambiente marino y dulceacuícola en el estado de Baja California, México. REDVET, Revista electrónica de Veterinaria 1695-7594 11 (3): 1-25 p. http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n030310/031020.pdf

Provenzano, A.Jr. 2012. The biology of Crustacea: Pathobiology, Elsevier, 316 p.

Rodríguez, J. 2013. Inmunología del camarón en sistemas de cultivo: manejo de situaciones de estrés. En: Camaronicultura en agua de baja salinidad, Morales-Covarrubias, M.S. (Ed.), México, 136 p.

Shukla, K., Ahmad, T., Sharma, A.K. 2012. Ciliate protozoa inhabiting freshwater prawn Macrobrachium lamerii (H. Milne Edwards, 1837). Journal of Advanced Zoology, 33(2): 122-130.

Skinner, D.M. 1985. Molting and regeneration. En: D.E. Bliss, L.H. Mantel (Eds.), The Biology of Crustacean, vol. 9 Academic Press, New York, pp.43-128.

Thomas, Y., Courties, C., Helwe, E.Y., Herbland, A., Lemonnier, H. 2010. Spatial and temporal extension of eutrophication associated with shrimp farm wastewater discharges in the New Caledonia Lagoon. Marine Pollution Bulletin 61: 387-398.