El Centro Productivo La Fragata aspira a convertirse en el pionero en los llanos guariqueños del desarrollo piscícola bajo criterios de producción sustentable e integral

 

Por Nancy Martinez/ De las ganas de construir soberanía alimentaria en Venezuela nació hace tres años el Centro Productivo La Fragata (@la Fragata_aprisco), ubicado en Las Mercedes del Llano, estado Guárico, a apenas 180 kilómetros del grandioso río Orinoco, en Venezuela.

El centro es propiedad de Elinel Eljuri, un militar que busca aportar su grano de arena en los esfuerzos por consolidar el desarrollo económico en Venezuela, bajo criterios amigables con el ambiente.

El objetivo incluye la cría y levante de cachamotos, tilapias y coporos, bajo la tecnología Biofloc, que procura mejorar la sustentabilidad de las prácticas acuícolas de especies que pueden emplear los microorganismos presentes en el medio de cultivo como alimento natural, aprovechando los flóculos bacterianos y disminuyendo el consumo de alimento concentrado, mejorando con ello los factores de conversión alimentaria. También, a mediano plazo, se contempla la elaboración de alimentos balanceados y la instalación de una planta procesadora de pescado, para comercializarlo fresco o con valor agregado.

Adicionalmente, en La Fragata hay rumiantes, aves y cultivo integrado, pues el centro está concebido, explica Eljuri, “como una vitrina a la producción, para, en un futuro cercano, instalar una escuela técnica para la formación académica y práctica, que permita replicar esta experiencia hacia otras zonas productivas del país”.

 

 

¿Por qué incursionar en la acuicultura?

Cada día se hace más necesario producir en el continente, en procura de la eficiencia y para reducir el impacto ambiental que generan las capturas. Y una de las proteínas de mejor calidad que se pueden producir en el continente, con ciclos relativamente cortos, es la piscícola.

Se trabaja con especies autóctonas, como el cachamoto y la cachama, además de la tilapia, en eficientes sistemas de policultivos que incluyen estas tres especies e incluso el coporo, el cual es utilizado para limpiar pues se come la materia en descomposición en los tanques, ayudándonos a mejorar la calidad del agua. Para favorecer el Biofloc, adicionamos melaza como fuente de carbono, en una proporción de 20 por una porción de nitrógeno, aportada por el alimento.

—¿Cómo ha sido trabajado el Biofloc?

Este método de trabajo permite tener algas y microorganismos que degradan el amoníaco, letal para los peces, en nitrógeno que se fija tanto en los microorganismos como en las algas.  El beneficio es que no se requiere de recambios importantes de agua y se puede bajar la tasa de conversión alimentaria, manteniendo un ambiente estable para los animales bajo cultivo.

De esta manera, de 1,5 kilogramos de alimento usados para producir un kilo de pescado, con un manejo eficiente del Biofloc pasamos a usar 0,9 kilogramos. El impacto es positivo, dado que el alimento representa 80 % de los costos de producción.

—¿Cómo es el proceso productivo en La Fragata?

Se ha trabajado con una inversión propia, sin acceso a créditos bancarios. De los diez tanques instalados hay cuatro en producción, donde se cultivan 52 mil peces que son manejados sin el sistema de aireación y manteniendo 10 kilogramos de biomasa por metro cúbico, lo que es un logro evidente.

Una vez instalados los sistemas de aireación, se hará una siembra de menor densidad. Con el Biofloc se obtiene una mayor tasa de crecimiento, al tiempo que se reduce el uso del alimento concentrado. El objetivo es alcanzar la producción de 35 toneladas de cachamoto y tilapia cada dos meses. Se busca mejorar progresivamente el manejo, ir aprendiendo y adiestrando al equipo humano que hoy se tiene, para una vez consolidado aumentar la densidad de siembra.

—¿Hacia dónde van?

Se busca que nuestro centro sea la columna vertebral de la producción piscícola en Las Mercedes del Llano y sus alrededores. En esa dirección se está estimulando a muchos productores, suministrándoles conocimientos, asesorías e incluso algunos equipamientos.