Rescatamos y editamos este artículo del portal venezolano www.vidaagro.com por su interés para la comunidad de Acuipesca Magazine.

-La acuicultura en Venezuela data de la década de los 70 y creció significativamente para  mediados del año 2000, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO (por sus siglas en inglés). Para 2009 en el país existían unas 140 granjas registradas para un espejo de agua de 195 hectáreas, distribuidas a lo largo de todas las áreas continentales con temperaturas entre los 24 – 30 grados centígrados. Así mismo, las densidades de siembra más utilizadas son las de un pez por metro cuadrado para cultivos semi intensivos, y de 22 a 30 peces por metro cúbico en jaulas flotantes.

Eugenio García, gerente general de Aquacría —una de las empresas fundadoras de la acuicultura nacional— afirma que “Venezuela tiene las mejores condiciones para trabajar en jaulas porque no hay huracanes. Además, contamos con alrededor de 560 mil hectáreas de ríos y lagunas que hacen factible el cultivo de peces”.

La cachama tiene la ventaja que puede ser cultivado por un pequeño o un gran productor, ya que se puede usar cualquier cuerpo de agua cerrado disponible (lagunas, embalses, etc.). Son de rápido crecimiento, fácil cultivo, tolerancia a altas densidades de carga, y poca exigencia en cuanto a la calidad de agua. Por eso la hacen “la estrella” de la piscicultura venezolana.

Prosigue García: “Tenemos una gran variedad íctica con un gran potencial acuícola, como el coporo, el bagre, la palometa, surapire, busco la guitarrilla o bocachico”, aseguró García, quien plantea como alternativa para la alimentación de las cachamas, integrarlas con otros sistemas productivos.

“En este tipo de aprovechamiento los pollos muertos son empleados para alimentar a las cachamas y de esta forma se reducen los costos de producción.

“Éstos peces se comen todo el animal desde la piel hasta las última pluma”. Mientras que el agua donde están las cachamas se usa para regar los cítricos, ya que es rica en nutrientes”, explicó.

El investigador de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales “Ezequiel Zamora”, Programa de Ciencias del Agro y del Mar, Otto Castillo, reseña que a partir del 2000 el cultivo de cachama y principalmente del híbrido cachamoto Colossoma macropomum X Piaractus brachypomus,se constituye en el rubro de mayor producción piscícola en Venezuela, seguido por la tilapia o pargo rosado Oreochromis spp. y la trucha arcoiris Oncorhynchus mykiss; esta tendencia se mantuvo hasta el año 2006. “Muchos productores consideran que las tilapias tiene mayor potencial para la exportación y un mercado más amplio que el de las cachamas, pero no dejan de reconocer que estás últimas tiene un mercado natural que está en franco crecimiento y con inmensas posibilidades de un mejoramiento postcosecha; sin embargo, el cultivo de las cachamas presenta ciertas ventajas en relación a las tilapias, que son precisamente las que han permitido que se incremente el cultivo de estas en los últimos años, hasta convertirse en el segundo rubro de producción acuícola del país después de los camarones penéidos”.

Con información de: https://www.vidaagro.com.ve/la-cachama-la-vedette-de-la-piscicultura Sirlene Araujo.