EEUU 21/02/19.-Un informe elaborado por la California Environmental Associates (CEA) provee información sobre la acuicultura de peces que se produce a más de tres millas de la costa. El informe demuestra el estado relativamente incipiente de la industria, con solo unos pocos países que producen peces criados en granjas en mar abierto.

El informe resume los hallazgos de una evaluación rápida de las tendencias en la acuicultura de peces en mar abierto. Los autores del estudio evaluaron información de una docena de países productores para conocer los impulsores, desafíos y riesgos de las operaciones en mar abierto.

El informe aborda los factores económicos que impactan la rentabilidad de las instalaciones que operan en condiciones de mar abierto, incluido los costos laborales y de capital, el valor de las especies, el rol de los subsidios, y la proximidad a los mercados de alto nivel.

Los hallazgos del informe sugieren que la acuicultura de peces en mar abierto seguirá siendo más costosa que la acuicultura marina cerca a la costa, pero que probablemente continuará creciendo. Con las tecnologías identificadas, cualquier solución en mar abierto será de 15 a 30% más costoso que la producción convencional.

Noruega y China están en la frontera de la industria con el masivo desarrollo de infraestructura. Entre Noruega y China, US$1.5-2.0 mil millones han sido invertidos en la acuicultura en mar abierto en los últimos tres a cuatro años. Sin embargo, el informe también brinda información sobre los avances en Panamá, México, Turquía, Japón y el Sudeste de Asia, y de otros países que se suman a la carrera como India, Australia, Reino Unido, Chile y un grupo de países de la UE.

Asimismo, los autores del estudio destacan que las soluciones tecnológicas convergerán en dos o tres modelos en la próxima década. La industria salmonera en Noruega está impulsando mayormente la investigación y desarrollo en la acuicultura en mar abierto.

Basado en estos hallazgos, el informe discute cómo estos factores pueden impactar en el crecimiento de la industria en EEUU. Los autores del estudio destacan que la gran mayoría de operaciones en mar abierto que se vienen evaluando en Hawai y Latinoamérica (mayormente con capital, tecnología y liderazgo de EEUU) parecen desafiar el contexto de alta energía de las aguas de mar abierto de EEUU. Las aguas federales de EEUU están expuestos a vientos severos y la acción de las olas por largos períodos durante el año, impidiendo que las pequeñas instalaciones sean económicamente viables.