Caracas 23.5.19.- Con esta magnífica imagen de una de las más hermosas bahías de Venezuela, Playa Medina, ubicada en la Península de Paria, en el estado Sucre, queremos reseñar un hecho por demás notorio en el planeta Tierra, el Día de la Diversidad Biológica.

Proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 20 de diciembre del año 2000, cada 22 de mayo se celebra el Día de la Diversidad Biológica, con el fin de informar y crear conciencia en la humanidad sobre los asuntos relacionados con la biodiversidad y su importancia. La fecha se eligió por coincidir con el aniversario de la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica, firmado en 1992.

El término biodiversidad engloba a los seres vivos en el planeta tierra y a los sistemas que éstos conforman. La variedad de animales, plantas y microorganismos que habitan el globo terráqueo han pasado por un largo proceso de evolución de millones de años, y esta diversidad biológica proporciona el equilibrio en la cadena de la vida de la cual forma parte el hombre.

La biodiversidad también se refiere a los distintos ecosistemas, como las montañas, bosques, selvas, desiertos, ríos, mares y otros. Los ecosistemas, el ser humano y los seres vivos conforman una entidad en la que todos interactúan entre sí y con los demás elementos de la naturaleza, como el aire y el agua.

El equilibrio del sistema es vital, sin él la tierra no sería un lugar habitable para el hombre. El ser humano toma del ambiente los recursos para su subsistencia, de allí la importancia de la conservación de la diversidad biológica. El desequilibrio que existe en la biodiversidad se debe en gran parte a la intervención del ser humano, que representa a su vez un peligro para sí mismo.

En los últimos años organismos gubernamentales y no gubernamentales en todo el mundo han hecho épicos esfuerzos para revertir el daño que se ha causado a la diversidad biológica como consecuencia de la destrucción de los hábitats, de la contaminación o la acelerada agricultura, sin embargo, los esfuerzos no han sido suficientes y la pérdida biológica sigue en aumento.

De allí la urgencia de resguardar la biodiversidad, de unir más esfuerzos, de tomar profunda conciencia de la importancia que ésta tiene para lograr el equilibrio de la vida, objetivo que se busca con el Día Internacional de la Diversidad Biológica.

La conservación de la diversidad biológica depende de la humanidad entera. Los estados deben comprometerse de forma activa y urgente con políticas que promuevan el uso racional y organizado de los recursos, y la protección de la diversidad biológica. Además, el trabajo de concienciación debe ser masivo.

 

Con información de www.ivenezuela.travel/dia-internacional-de-la-diversidad-biologica/

Foto: Playa Medina, península de Paria, estado Sucre, Venezuela cortesía de wikipedia.org