Caracas, 18.7.19.– En los últimos años ha habido un aumento en el conocimiento, por parte de la población, acerca de la necesidad de consumir alimentos saludables. Éstos se caracterizan por poseer en su composición compuestos que son benéficos para la salud. Dentro de ellos destacan los ácidos grasos pertenecientes al grupo de los omega 3, que forman parte de los lípidos. Los omega 3 más importantes son: el ácido eicosapentaenoico (EPA), docosapentaenoico (DPA) y docosahexaenoico (DHA). Estos compuestos se caracterizan por producir beneficios sobre la salud de los consumidores, pues previenen muchas enfermedades neurodegenerativas, favorecen el desarrollo de la masa encefálica durante la infancia, contribuyen al desarrollo cognitivo durante los primeros años de vida, disminuyen el riesgo de aparición de diabetes y obesidad y de algunos trastornos cardiacos, y podrían, según algunos autores, incluso prevenir la aparición de algunos tipos de cáncer. Todos los beneficios mencionados se pueden obtener a partir del consumo de alimentos ricos en los ácidos grasos mencionados.

Si bien son muchos los alimentos que poseen ácidos grasos omega 3, la carne de pescado constituye una fuente interesante de los mismos (tabla 1).

Como puede observarse, la carne de pescados marinos posee mayor cantidad de omega 3 respecto de la de pescados de agua dulce. Sin embargo, ambos tipos de carne superan a la carne bovina y aviar. A su vez, dentro de los peces marinos, aquellos de aguas frías presentan mayor concentración respecto de los de aguas cálidas. Una situación similar ocurre en los peces de agua dulce, con respecto a la temperatura.

Por otro lado, la relación entre omega 6 y omega 3 de ambos tipos de carne de pescado no supera el valor de 3. Esto es interesante porque organismos oficiales como la FAO recomiendan que la relación omega 6/omega 3 de los alimentos consumidos no supere el 1:3. Por lo tanto, ambos tipos de carne se mantienen dentro del rango establecido.

Si bien la carne de pescados de agua dulce presenta menor cantidad de omega 3, es interesante mencionar que mediante la alimentación estos peces pueden mejorar de manera significativa su perfil de ácidos grasos y así aumentar su dotación de omega 3. Este hecho constituye una alternativa interesante ya que se pueden diseñar estrategias de alimentación para muchas especies de peces de agua dulce de cultivo tendentes a mejorar el contenido de ácidos grasos valiosos para la salud humana. De esta forma, se podría revalorizar la carne de muchas especies. Por ejemplo, en un ensayo realizado con carpas herbívoras, pudimos aumentar mediante estrategias de alimentación la cantidad de ácidos grasos omega 3 en la carne hasta valores de 135 mg de EPA + DHA cada 100 gramos, por lo tanto —y de acuerdo con las recomendaciones de la FAO— una porción de la carne mencionada cubriría la mitad de los requerimientos diarios de omega 3 para mujeres lactantes y niños y la totalidad de los requerimientos para adultos.

De todo lo expuesto concluimos que el consumo de carne de pescado es muy importante porque constituye una fuente incomparable de ácidos grasos omega 3. Dichos compuestos, esenciales para nuestra salud, pueden ser obtenidos tanto de peces marinos como de peces de agua dulce; sin embargo, en muchas especies dulceacuícolas, se requiere el desarrollo de tecnologías para mejorar la dotación de los compuestos mencionados.

Por: Luciano F. Montenegro, Ing. Zootecnista Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Docente e Investigador, Cátedra de Acuicultura de la Facultad de Ciencias Agrarias-UNLZ. E-mail: montenegro.luciano@agrarias.unlz.edu.ar