Caracas, 28.07.19.- Informaciones provenientes de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) nos dicen que “China es el principal productor de pescado y, desde el año 2002, también es el mayor exportador de pescado y productos pesqueros”1. El gigante asiático captura anualmente veinticinco millones de toneladas métricas de pescado, según algunos estudios.

China se ha constituido en una de las economías más fuertes y sólidas del mundo. Con una historia milenaria cuenta con una de las economías más dinámicas de las últimas décadas, al crecer a tasas superiores a 10 % anual durante varios años consecutivos. Esto ha convertido a China en la segunda economía del mundo en cuanto a PIB (PPA), solo superada por EE.UU.2, manteniendo un crecimiento constante en su economía con cifras de dos dígitos.

Este vertiginoso crecimiento ha tenido consecuencias en el mundo, especialmente en su entorno geográfico inmediato. Así, la economía del gigante asiático ha evolucionado a través de los cambios estructurales y reformas gubernamentales, que no solo lo sacan del estancamiento sino que además logran colocarlo en un nicho competitivo a escala mundial. Su expansión cultural y tecnológica en cuanto a medios y modos de producción se inicia al final de la revolución y la formación de la República Popular Socialista en 19493. El sector pesquero y acuícola no fue ajeno a esta realidad, además contó con gran influencia de los consumidores y mercados dentro y fuera del país que afectaron y aún afectan toda la cadena de valor de la producción.

China no es solo un gran explotador y productor del recurso, sino además cuenta con una gran industria de procesamiento y, además, es uno de los principales mercados para la exportación4.

Su historia antiquísima también contempla la práctica de la pesca en agua dulce y de la acuicultura. Fan Li inició la cría y cultivo de peces en Wushi, provincia de Kiangsu, y en el año 473 a.C. escribió el libro Cría de peces, que es el primer documento conocido sobre piscicultura5.

Hacer un vuelo rasante por estos elementos históricos sirve para contextualizar a la China actual, marcada no solo por el crecimiento económico sino también por la sobrepoblación, y su vínculo directo con el alto consumo de productos provenientes de especies marítimas. Al respecto el informe sobre el estado mundial de la pesca y la acuicultura, publicado por la FAO en 2018, indica que “China ha producido más peces comestibles cultivados al año que todo el resto del mundo anualmente desde 1991”6. A pesar de que en el 13º plan quinquenal de desarrollo pesquero del país no se establecieron metas de producción para la acuicultura, su crecimiento se ve impactado de forma positiva por “varias actividades a gran escala llevadas a cabo en la acuicultura china”7.

En tal sentido, China se sitúa en el primer lugar en cuanto a la producción de pesca de captura en aguas continentales, dentro de los dieciséis países que producen casi 80 % de las capturas de la pesca continental, la mayoría de ellos del continente asiático8. Además ocupa el primer lugar en la producción de algas marinas9.

En materia de pesca la revista Forbes, en un artículo publicado en su portal web, asegura que “China tiene la operación pesquera más grande y de mayor alcance del mundo”. En el mismo artículo Forbes, citando a Greenpeace, asevera que “la flota pesquera de aguas lejanas de China (…) es la más grande del mundo con 2.500 embarcaciones”10.

Sus embarcaciones se encuentran en todos los océanos y la República Popular China pertenece a los organismos más importantes que regulan y trabajan sobre la materia, como son la Comisión Interamericana del Atún Tropical, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico y la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos. Sin embargo, y desafortunadamente, es común que la flota china se encuentre implicada en la pesca ilegal.

Al respecto, en 2017, autoridades ecuatorianas capturaron un barco chino por la pesca ilegal cerca de las islas Galápagos; en dicha embarcación se incautaron 300 toneladas de tiburones, afectando así una reserva tan importante declarada Patrimonio de la Humanidad por Naciones Unidas en 1978, como lo es las islas Galápagos. La referida situación se ha presentado en Argentina (2016), en las islas

Galápagos. La referida situación se ha presentado en Argentina (2016), en las islas indonesias de Natuna sobre las cuales China reclama su soberanía (2016), Yakarta, Indonesia (2017), así como en Vietnam, Corea de Sur y Uruguay.

La flota pesquera china emplea buques capaces de permanecer por años en alta mar, y se valen de buques de factoría para la recepción y procesamiento de la pesca in situ, mientras los buques frigoríficos hacen el recorrido entre los buques factoría y los puertos chinos llevando la carga y relevando a las tripulaciones de los pesqueros11. Con ello maximizan la potencialidad en cuanto a la faena de sus embarcaciones.

La sobrepoblación en China, la necesidad de alimentar a más de 1.300 millones de personas, sumada a la sobreexplotación de los recursos pesqueros de las aguas marinas que le corresponden, hacen en términos lógicos comprensible el accionar de la flota pesquera que ondea la bandera de la República Popular China. Toda vez que se ven en la necesidad de expandirse y navegar cada vez a mayores distancias para pescar en aguas de otras naciones12, con las cuales debe avanzar en acuerdos bilaterales en la materia, de lo cual hay varios ejemplos en las últimas décadas. China además ocupa el primer lugar de los países exportadores e importadores de pescado y productos pesqueros13.

La expansión de la flota pesquera, y su invasión de los océanos y accionar depredador ante los recursos, no es más que la consecuencia de su gran población y la necesidad de asegurar su sustento, vinculado a su idiosincrasia cultural y de consumo. Sin duda el gigante asiático seguirá su expansión por los océanos, y su crecimiento a largo plazo es incalculable.

Citas:

1     FAO (2018). El estado mundial de la pesca y la acuicultura 2016 / Cumplir los objetivos de desarrollo sostenible. Roma, p. 61.

2    Reinoso, F. (2010). “Relaciones económicas Perú-China (coyuntura)”. Comentario Internacional, revista del Centro Andino de Estudios, pp. 11-35.

3     Ibídem.

4    FAO (2018). Ob. cit. Roma, p. 61.

5     FAO. “Pesquerías de agua dulce y acuicultura en China”. Portal web http://www.fao.org/docrep/005/AC862S/AC862S04.htm

6     FAO (2018). Ob. cit. Roma, p. 32.

7   Ibídem.

8   Ibídem, p. 18.

9   Ibídem, p. 28.

10 Forbes Staff. “China tiene la operación pesquera más grande del mundo. Portal web

 https://www.forbes.com.mx/china-tiene-la-operacion-pesquera-mas-grande-del-mundo/

11  Clúster Atún Em. “Industria pesquera China y sus complejidades”. Portal web http://atun.ebizor.com/industria-pesquera-china-y-sus-complejidades/

12  Alternative Press Agency. “China depreda los recursos pesqueros del Tercer Mundo”. Portal web http://www.alternativepressagency.com/135_noticia/china-depreda-los-recursos-pesqueros-del-tercer-mundo

13  FAO (2018). Ob. cit.

Por: Katherin A. Inojosa N. /Lic. Estudios Internacionales

Consultora y asesora internacional. Grupo de Trabajo Humana, Consultora Internacional. TW @KI_global