La Guaira, 9.8.19.- Por su importancia ecológica y con el objetivo de proteger el sistema ambiental de islas, islotes rocosos, arenosos y coralinos; al igual que los arrecifes, lagunas e incluso, el mar abierto adyacente del denominado archipiélago de Los Roques, este fue decretado como Parque Nacional en el mes de agosto del año 1972, bajo la presidencia de Rafael Caldera.

Está ubicado en el mar Caribe, a 168 kilómetros al norte de la población de Naiguatá, estado La Guaira, costa central de Venezuela. Forma parte del Territorio Insular Francisco de Miranda.

Es el área ambiental marina protegida más grande del país y de todo el Caribe (36 km de oeste a este y de 24,6 km de norte a sur) y su belleza, biodiversidad, encanto y atractivo en general, lo convierten en un patrimonio único. En el rectángulo que conforma el parque, además de áreas de mar abierto, se agrupan 42 cayos de origen coralino (rocas de coral y conchas marinas), una isla de formación ígneo-metamórfica y aproximadamente 300 bancos de arena que dependen del nivel de la marea y de la influencia lunar. Todo el complejo constituye un atolón, con su típica laguna mayor central comunicada con el mar abierto.

Algunos de los cayos que conforman el Archipiélago son:  el Gran Roque, Noronquí, Francisquí, Madrisquí, Carenero, Yonquí, Bequevé, Isla de Muerto, Espenquí, Felipe, Grande, Lonquí, Nordisquí, Burquí, Rabusquí, Sal, Sarquí, Crasquí y Pirata.

El más bello paisaje tropical

El acceso al parque se efectúa por vía aérea o marítima, pudiéndose apreciar uno de los ambientes marinos más hermosos del país y del mundo, el cual cuenta con playas de arenas blancas, aguas cristalinas y de colores que se degradan del azul al verde. Por ser un humedal de excepcional importancia como reservorio de recursos alimenticios y de biodiversidad, en el año 1996 fue incluido en la lista de humedales protegidos por la Convención Ramsar (Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional) ratificada por Venezuela en el año 1988.

El Gran Roque, la única isla con población permanente, se eleva suavemente al noroeste. Posee modestas viviendas construidas por pescadores que, a partir de 1910, arribaron desde la Isla de Margarita. Estos marineros y sus familias originaron el actual asiento poblacional.

Las casas particulares dejan paso a otras construcciones más recientes: numerosas posadas acogen multitud de visitantes, en un esfuerzo constante de conjugar la condición de Parque Nacional, con el necesario desarrollo económico que requieren sus habitantes. Fuentes indican que la pesca fue desplazada por el turismo como principal actividad económica desde la década de los años 90, a pesar de que de Los Roques proviene el 90% de las langostas que se consumen en Venezuela, siendo noviembre el mes del Festival de ese crustáceo, debido a que comienza la época de pesca.

Los diversos cayos constituyen el resto del archipiélago, que alberga una riquísima variedad de aves. Se han registrado un total de 92 especies, agrupadas en 30 familias, de las cuales el 54% son migratorias de Norteamérica. También habitan especies como iguanas, lagartijas, arañas e insectos.

Con información de :

https://www.inparques.gob.ve/parque-nacional-archipielago-los-roques/

https://www.los-roques.org/info/historia