Caracas, 9.3.20.- Un buque petrolero mide el equivalente a dos campos de futbol (más de 200 metros). Traslada entre 500 mil y 2 millones de barriles de crudo y toda la responsabilidad de la movilización de un combustible, en travesías que pueden durar 2, 5 y hasta 9 meses.

Ahora imagine que al frente de esta misión está una joven venezolana egresada de la Universidad Marítima del Caribe, UMI (antigua escuela Naútica), ascendida como Capitán de Altura comandando todas las operaciones a bordo… la única mujer en Venezuela que tiene esta distinción (aunque hay dos más graduadas).

Se trata de Rossy Bell Tussén, quien en traje de navegación acudió a esta entrevista pautada para el programa “Saber y hacer, profesiones y oficios” @saberyhacer por www.radiocomunidad.com y publicada en la versión física de Acuipesca Magazine N° 4.  Hoy la publicamos también como un homenaje a las mujeres, por haberse conmemorada el pasado 08 de marzo el “Día Internacional de la Mujer”.

Nativa del estado La Guaira, en el béisbol fanática de los Tiburones (y de la celebridad de este equipo “Café Martínez”) y una de las apenas 24 mil mujeres del sector marítimo en el mundo. (Cifras Organización Marítima Internacional, OMI).

Ingeniero Marítimo de profesión con 13 años de exitosa carrera, es pionera además en los estudios de post grado que realiza, de los cuales no han egresado mujeres: Transporte marítimo e Inspecciones Marítimas.

El tanquero “Susana Dujim” fue su primera experiencia a bordo durante un mes, como pasantía pre vocacional. Después, en su pasantía profesional, estuvo en el buque Almirante Brión (el más grande que tenía Venezuela en cuanto a capacidad: 750 mil barriles de crudo). Pero igual está preparada para comandar barcos asfalteros, gasolineros, gaseros, de carga y de pasajeros.

       

Foto:  “Comandar buques tanqueros ya no es sólo cosa de hombres”.

 

-¿Qué área de conocimiento posee un ingeniero marítimo?

-El nuestro es un título internacional. Sabemos de navegación costera, del uso de cartas naúticas, navegación astronómica, orientación estelar, primeros auxilios, comunicación efectiva, son muchas las materias que se cumplen para estar en un barco y por lo tanto, tenemos que aprender de todo.

“En el caso específico de ser la líder de un buque tanquero de la flota estadal, implica comandar a 33 tripulantes, conocer de la operatividad de la industria petrolera y del manejo de que lo que transporta (gasolina, crudo, gas), además de saber de gerencia, estrategia, planificación, idiomas, seguridad, salvamento y del manejo del talento humano. Importante resaltar que no soy militar, soy marino mercante”.

-¿Cómo es un día de faena en el barco?

En los barcos se trabaja por guardias (no en el caso del Capitán). A las 6 am se pasa un reporte desde la sala de comunicaciones y luego, otro a las 3 pm. Desayuno el en comedor, hacemos reuniones con los primeros oficiales (cubierta y máquinas) sobre lo que hay que hacer en el día. Hacemos espacio para mantener buenas condiciones, pues hay mucho trabajo físico en el barco y es parte del perfil profesional el estar apto para desempeñar todas las tareas. También tenemos ratos de distracción, con televisor satelital, gimnasio, mesas de pin pong y dominó, pues pasamos largos períodos de confinamiento y con jornadas de trabajo que pueden llegar a ser extensas.

-Hay una película de cine “Capitán Phillis”, basada en un secuestro en alta mar, un hecho de la vida real.

-Es cierto, pasa así la vida en un barco carguero, es uno de los tantos riesgos que corre el que escoge este oficio de gente de mar. Cada buque tiene su plan de ataque y salvamento, gracias a Dios nunca he pasado por una situación similar, pero es cierto lo que allí plasmaron. La de Somalia, es la ruta de mar más ruda y pavorosa, por la piratería y, la de la costa de Colombia por el Pacífico también es terrible, por el mal tiempo.

Foto: Ha recorrido el mundo en el desarrollo de su faena.

 

-¿Los riesgos de esta profesión?

-Son varios. Los más notorios: tormentas, hundimientos y colisiones.

-¿Las enfermedades ocupacionales?

-La exposición permanente al sol y sus consecuencias en la piel y también excesivo ruido.

La capitán Tussén trabaja activamente por la igualdad de género en el sector y se hizo eco de la campaña 2019 de la OMI “Empoderando a la mujer en la comunidad marítima”, por lo que entre otras cosas, promovió durante el mes de septiembre (en honor al Día Marítimo Mundial), la publicación de historias de mujeres de mar en su cuenta de Instagram, para visibilizar sus esfuerzos y logros pues “hay compañías que todavía no aceptan mujeres”.

Abrirse paso en un campo laboral tradicionalmente ejercido por hombres tiene sus bemoles y el acoso laboral no escapa en este ambiente (no es su caso). Rossy comentó: “Lloré al principio, era primera vez que veían a las mujeres a bordo”. Pero a base de formación y disciplina, se puede sobrellevar la vida en el mar, pues más que el trabajo fuerte y rudo, lo que más duele es estar lejos de la familia… incluso, posponer la maternidad.

También es miembro de WISTA Venezuela, organización de mujeres profesionales del sector marítimo (abogados marítimos, médicos, ingenieros, administración y transporte marítimo) que día a día realzan su trabajo y aportan al desarrollo de la comunidad marítima.

Valores y familia ante todo

Rossy Bell ama el mar y se identifica plenamente con su carrera. Proviene de una familia en la que ha habido tíos marinos. Su núcleo primordial lo componen sus padres y dos hermanos. Su hermana también es gente de mar, 3era Oficial de la Marina Mercante, pero en tierra, pues no ejerció a bordo. “Estoy orgullosa de mis logros. Ha sido un reto fuerte”, concluyó risueña la ariana de 37 años.

Foto e imagen: La Ing. Tussén acompañada por la Lic. Adriana Schöen, Gerente General de Acuipesca Magazine, al término del programa radial “Saber y hacer, profesiones y oficios”.

 

Por: Lic. Adriana Schöen P.  / Fotos cortesía de Rossy Tussén y de Acuipesca Magazine

Principal: Ing. Rossy Tussén, primera Capitán de Altura de Venezuela al término de su entrevista radial recibe ejemplares de Acuipesca Magazine.