Caracas, 23 de julio 2020.- La pandemia del COVID-19 viene afectando a las principales economías del mundo, y con ellos a sectores como la pesca y acuicultura. El cierre de los restaurantes, una inexistente demanda del sector de servicios de alimentos y la reducción sustancial en el comercio minorista (supermercados) ha generado que los importadores dejen de comprar pescado y mariscos.

Por otro lado, está situación ha generado, un incremento sustancial de la demanda por productos empacados y congelados a nivel de hogares, a expensas de opciones de pescados y mariscos frescos. Asimismo, los distribuidores online están informando un creciente interés de los consumidores, destaca Globefish, la unidad de Pesca y Acuicultura de la Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en nota que reproducimos del portal Aquahoy.

Producción camaronera en India con futuro incierto

El medio digital Telangana Today informó que los bloqueos debido al COVID-19 han llegado en el peor momento para los productores de camarones en Andhra Pradesh, debido a que estos meses constituyen la estación pico para las cosechas acuícolas, en particular de camarones.

Las camaroneras se encuentran listas para cosechar camarones por un valor superior a US$157 millones, predominantemente en los distritos de East y West Godavari.

Asimismo, procesadoras de camarones en el Estado no están funcionando con el total de su capacidad debido a la escasez aguda de mano de obra a pesar de la presión que viene ejerciendo la Marine Products Export Development Authority para retirar las licencias de las empresas.

En la ausencia de los pedidos de exportación y el poco margen de procesamiento, los acuicultores temen que sus camarones solo perezcan. Aunque China, uno de los principales mercados para el camarón indio, relajó las restricciones para la importación, los exportadores son incapaces de aprovechar la ventaja debido a las limitaciones en el procesamiento.

Las exportaciones de camarones se habían estancado desde el brote de COVID-19 en China y el cierre de varios países solo agravó la crisis, en un momento en que los exportadores indios se preparaban para enviar el producto a fines de enero y febrero. Los camarones de Andhra Pradesh se exportan principalmente a países de la UE y EEUU, además de China.

El Estado tiene 72 unidades de procesamiento de pescados y mariscos, pero no están funcionando ni a un tercio de su capacidad instalada. Esencialmente, se requiere de una gran cantidad de trabajo manual para la cosecha y el procesamiento de los camarones.

De acuerdo con los informes de los medios, la mayoría de contenedores que zarparon con camarones a principios de marzo, días antes del cierre, quedaron varados en el mar o en el puerto de llegada. Asimismo, de acuerdo con el medio Times of India, el precio de los camarones blancos se redujo de US$1.97/kg antes del 23 de marzo a US$1.05/kg durante la semana pasada.

Por otro lado, no todas son malas noticias para el sector camaronero indio. El medio Economic Times informó que Japón redujo la frecuencia de los muestreos de inspección para los camarones tigres negros a 30% del nivel actual. Japón consumo cerca del 40% de las exportaciones de camarones tigres negros.

Vietnam: contradicciones entre productores y exportadores

Un grupo de empresarios camaroneros informó de sus preocupaciones sobre la escasez de camarones para exportar, dentro de los rumores que vienen circulando sobre la negativa de los criadores a establecer medidas de cultivo en el contexto de la epidemia del COVID-19.

Truong Huu Thong, presidente del consejo de directores de Thong Thuan Co., Ltd, dijo al medio Vietnam Net, que los rumores con respecto a que los clientes no están comprando camarones o que los bancos y otras instituciones de crédito no están proveyendo préstamos hace que los camaroneros rechacen iniciar el cultivo de camarones.

De acuerdo con el ejecutivo, la epidemia ha tenido poco impacto en las exportaciones de camarones, con solo un 20% de empresas afectadas, siendo los clientes de Japón, Europa y EEUU los que han solicitado detener el abastecimiento de camarones debido al COVID-19.

A pesar de los menores envíos, la materia prima ha sido incapaz de satisfacer las empresas procesadoras y las órdenes de exportación, causando que las empresas enfrenten escasez en términos de materiales de producción, destacó Thong.

Con la finalidad de estabilizar la producción, Tran Dinh Luan, General Director of the General Department of Fisheries, propuso que las agencias relevantes instruyan a las empresas a proveer información actualizada a los criadores de camarones sobre el mercado, para ayudarlos a estabilizar la producción.

Por otro lado, según información publicada por la Vietnam Association of Seafood Exporters and Producers (VASEP) los productores y exportadores de camarones en la provincia de Ca Mau están sintiendo los impactos del COVID-19, y están en la búsqueda de medidas para mitigar los impactos de la pandemia.

Tran Hoang Em, Secretario General de la Ca Mau Association of Seafood Exporters and Producers (CASEP), informó que el kilogramo de camarones tigre negro del código de 20 piezas por kilogramo tiene un precio de US$7.6/kg, lo que representa una reducción de US$4.25 con respecto a los precios anteriores al Nuevo Año Lunar.

Los productores informan la caída de los embarques a EEUU en 66.7% (US$16 millones) y a China en 67.7% (US$ 4.5 millones).

El sr. Em informó que la provincia de Ca Mau suministra alrededor de 200,000 toneladas de camarones para el mercado cada año.

VASEP pronostica que la demanda por productos acuáticos se incrementará tan pronto el brote de COVID-19 sea contenido. China y Corea tienen grandes extensiones de áreas de producción de camarones que han informado de sus planes de cultivo después que la epidemia esté bajo control.

La organización destacó que las exportaciones de camarones a mercados claves permanecerán volátiles en el futuro cercano, aunque esperan una recuperación en junio y julio.

Exportaciones de langostinos (camarones) argentinos

La flota de captura de langostinos Argentina enfrenta un panorama de incertidumbre debido a que China, la Unión Europea y Estados Unidos, sus principales mercados, se encuentran paralizados por el coronavirus.

“Cuando estábamos pescando se derrumbaron precios, el primero fue China, que es un comprador fuerte al que le vendemos aproximadamente unos 250 millones. Además, competimos con el langostino de Ecuador, empezamos a competir en la venta del producto con otros langostinos del mundo. Todo eso se traduce en la caída del precio” detalló el Presidente de la Cámara de la Flota Amarilla (CAFACH) Gustavo González en declaraciones al medio Europa Azul.

No obstante, el problema hoy no radica en quienes pescan sino en las plantas en tierra, según reconoció González. Allí el producto quedó stockeado y congelado. Se entiende que algunas empresas ligadas directamente con los principales mercados, hoy se encuentran paralizadas y con serias dificultades para abonar los sueldos.

China y el Div1

Un reciente brote de Virus iridiscente decápodo 1 (Div1) viene afectando a un cuarto de las granjas camaroneras en la provincia de Guandong, la principal zona de producción de camarones en China. Esto genera incertidumbre en el abastecimiento de corto y mediano plazo en este mercado importante.

EE.UU: compras internas de camarones para programas sociales

Según la US International Trade Commission, el 80% del consumo de camarones en EEUU se da en el ámbito de restaurantes. No obstante, estos establecimientos, debido a la pandemia del COVID-19 han tenido que cerrar, afectando a la industria camaronera local. Esta situación ha llevado a que millones de libras de camarones silvestres provenientes de las capturas permanezcan congelados en los procesadores y distribuidores de todo el país.

En este contexto, el Department of Agriculture (USDA) ha decidido la compra de 20 millones de libras de camarones silvestres de aguas cálidas. En la actualidad, USDA compra cuatro especies de pescado y mariscos mediante el Commodity Procurement Program: Alaskan pollock, catfish, salmon, y atún. Los productos de camarones producido por el sector camaronero estadounidense, puede incluirse muy bien en la existente estructura de trabajo del Agricultural Marketing Service de USDA.

La Southern Shrimp Alliance apoyó la iniciativa que beneficiará a miles de familias dueñas de negocios familiares, pequeñas y medianas empresas en las comunidades costeras del Golfo de México y el Atlántico Sur. Mientras que la industria camaronera local ha trabajado para incrementar sus ventas de forma directa al consumidor y expandir la presencia de camarones silvestres de captura en los mercados minoristas de todo el país, el sector de servicios de alimentos permanece como el sector de extrema importancia para los camaroneros comercial.

*GLOBEFISH es la unidad en el Departamento de Pesca y Acuicultura de la FAO, responsable por la información y los análisis sobre comercio y mercados internacionales de productos pesqueros. Está financiado conjuntamente por fondos del Programa Regular de la FAO y contribuciones adicionales de sus asociados.

Con información de https://www.aquahoy.com/mercado/estudios/34449-mercado-camarones-covid-19