Caracas, 6.8.20.- Los camarones marinos de cultivo Penaeus vannamei, constituyen la especie más extensamente utilizada para la producción comercial de estos crustáceos en el mundo, con una proporción cercana al 85% respecto a otras especies como P. monodon, P. stylirostris, P. indicus y otras especies de penaeidos y de camarones de agua dulce como el Macrobrachium rosenbergii.

Los cultivos actuales de P. vannamei se realizan principalmente mediante sistemas semi-intensivos, con densidades de siembra entre 8 y 25 camarones/m2. Los sistemas extensivos (menos de 7 camarones/m2) ya casi no se utilizan y en años recientes se está incursionando en los sistemas intensivos (30-80 camarones/m2) y en los sistemas superintensivos (80-600 camarones/m2).

La intensificación en la producción de los últimos lustros con miras a obtener mayores producciones y mejores beneficios económicos, ha traído consigo un aumento en la presión sobre los sistemas de cultivo, con una indeseable proliferación de nuevas enfermedades o la patogenización de microorganismos comúnmente inocuos como virus, bacterias, hongos y protozoarios. Esto, sin mencionar los efectos sobre las condiciones medioambientales, que influyen directamente sobre la salud y la fisiología de los camarones y, por ende, sobre la producción.

La detección de enfermedades en camarones, se hace a través de una serie de pasos y procedimientos que conducen al “diagnóstico”, el cual no es un “positivo” o un “negativo” en un papel emitido por un laboratorio; esto es sólo un “resultado de laboratorio”. El diagnóstico es un concepto médico que emite un especialista en sanidad acuícola, confirmando la causa o causas de una enfermedad en una población de camarones de cultivo, luego de haber analizado las observaciones y hallazgos en campo, anamnesis, valoración clínica y pruebas complementarias de laboratorio, integrando toda esta información con base en su conocimiento patológico y clínico y sumando su experiencia en esta especialidad.

 Dentro de los procesos o eventos que apoyan la realización de un diagnóstico, están la visita de campo (observacional), información anamnésica (historial patológico del tanque, piscina o de la granja, información del brote actual y manejo que se le haya dado), examen clínico, montajes en fresco (diagnóstico presuntivo) y exámenes complementarios de laboratorio.

A nivel de campo, es importante realizar visita a la granja y estando en ésta, también a los tanques o estanques donde se está presentando el brote de enfermedad. Una vez en el sitio, se debe hacer una cuidadosa revisión del entorno de la población afectada, para pasar luego a la captura y revisión de camarones mediante valoración clínica. Se debe hacer una selección de camarones que estén visiblemente enfermos y luego fijarlos para PCR y/o para histología, utilizando etanol 95% o solución de Davidson, respectivamente. De igual manera, en campo se pueden realizar biometrías, que son mediciones de camarones (longitud, peso) para estudios particulares extrapolables a la población. Si la granja cuenta con un laboratorio básico, se pueden realizar montajes en fresco a partir de camarones vivos, con el fin de observar bajo el microscopio las condiciones del hepatopáncreas (vacuolización y melanización, principalmente) y las branquias (epicomensales y melanización, principalmente), así como la composición de las heces y posible presencia de gregarinas en heces. Eventualmente se observa músculo abdominal, para descartar presencia de microsporidiosis.

En los laboratorios de análisis, las pruebas de apoyo al diagnóstico y que suelen ser confirmatorias, incluyen histología (tinciones con H&E, Giemsa, Gram y Wright o para aplicación de hibridación in situ), microbiología (conteo de colonias, identificación de cepas bacterianas predominantes o de interés diagnóstico (pruebas bioquímicas o moleculares), antibiograma (sensibilidad bacteriana a antibióticos) o Concentración Mínima Inhibitoria – MIC), inmunochequeo (hemograma y medición de parámetros inmunes), biología molecular (sondas genéticas y PCR), microscopía electrónica y bioensayos Pruebas en aguas claras).

Foto izq.: La detección temprana y la respuesta de emergencia apropiada pueden ser eficaces para frenar la progresión de epidemias.

Foto der: PLs afectadas con intestino vacío y HP pálido. Cortesía JCA

Habiendo realizado una aproximación a la enfermedad mediante las acciones y pruebas de campo y teniendo el apoyo de pruebas complementarias de laboratorio, se podrá llegar a un diagnóstico definitivo o confirmatorio, para la toma de decisiones tendientes a instaurar un plan de manejo como tratamientos para el control de la enfermedad, planeación de medidas de profilaxis para evitar brotes de enfermedad a futuro, erradicación de la enfermedad (cuando existen herramientas terapéuticas para este fin) y, en casos extremos, fusil sanitario.

A pesar de que existen soportes de campo y de laboratorio para poder llegar a un diagnóstico certero y confiable durante un brote de enfermedad, la mejor y más económica herramienta para el control de enfermedades es la prevención. Una adecuada asesoría por parte de expertos, una nutrición completa y suficiente, un manejo óptimo de la calidad del agua y del fondo, una buena calidad de la semilla y monitoreos frecuentes para determinar las condiciones de salud de los camarones, ayudarán entre otras cosas, a reducir el riesgo de enfermedades en una instalación camaronera.

 

 

Por: Jorge Cuéllar-Anjel, DVM, MS, CertAqProf.

Foto principal: Prácticas  frente al Lago de Maracaibo, Venezuela, durante el módulo “Bioseguridad y sanidad en camaronicultura”, dictado en programa de formación de Asoproco.

Comunidad de acuicultores genera y comparte conocimiento en Venezuela

El segundo de los Web seminarios desarrollados por iniciativa del Grupo de Whatsapp “Acuicultura de Venezuela”, totalmente gratis e inclusivos, contó con la participación del Médico veterinario con Maestría en microbiología-inmunología, Jorge Cuéllar-Anjel, con el tema resumido arriba por el propio autor: “Herramientas de campo y laboratorio para el diagnóstico de enfermedades en camarones”.

Fue una  presentación ofrecida a través de la plataforma Zoom, de más de hora y media de duración, con sesión de preguntas y respuestas y la participación de 144 interesados ligados al sector, quienes calificaron como didáctica y muy provechosa la información suministrada por el especialista en el cultivo de camarones.  AS/

 

Consulte la presentación completa del MV Jorge Cuéllar-Anjel (Cortesía del Grupo de Whatsapp “Acuicultura de Venezuela”):