Caracas, 3.8.20.- La paralización del sector pesquero tras la Segunda Guerra Mundial coadyuvó al crecimiento exponencial de subvenciones al sector pesquero con el fin de fomentar el desarrollo. Las subvenciones —según lo estipula el glosario FAO de Pesca y la Enciclopedia Británica 2001— son entendidas como “un pago directo o indirecto, una concesión económica o un privilegio concedido por un gobierno a empresas privadas, hogares u otras unidades gubernamentales, con el fin de promover un objetivo público”[1]. A los efectos de la FAO, y para el parámetro de sus estudios, una subvención es una acción o inacción que afectan la rentabilidad de la industria y solo es considerada como tal cuando queda fuera de lo ordinario[2].

La ambigüedad de su conceptuación complejiza el estudio de su efecto. La Organización Mundial del Comercio (OMC) inició formalmente las negociaciones en materia de subvenciones a la pesca en 2001, en la Conferencia Ministerial de Doha; en cumplimiento de su objeto, la organización aborda el tema desde su vinculación con la Pesca Ilegal No Declarada y No Reglamentada, que afecta el comercio lícito del sector.

Desde esa perspectiva son muchos los alegatos y las propuestas que se han generado en torno de la regulación o eliminación de las subvenciones por parte de los Estados miembros de la organización. Las negociaciones fueron particularmente activas entre 2005 y 2011, pero la falta de consenso sumóesta iniciativa a la lista de acuerdos congelados en el ámbito multilateral. Tras la adopción en 2015 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por parte de los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el debate cobra nuevo impulso y las partes se comprometen a llegar a un acuerdo para finales de 2019[3].

El objetivo 14 de los ODS está dedicado a la preservación de la vida submarina y establece en su meta específica 14.6 que: “De aquí a 2020, prohibir ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad y la pesca excesiva, eliminar las subvenciones que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, y abstenerse de introducir nuevas subvenciones de esa índole, reconociendo que la negociación sobre las subvenciones a la pesca en el marco de la Organización Mundial del Comercio debe incluir un trato especial y diferenciado, apropiado y efectivo para los países en desarrollo y los países menos adelantados”[4]; esto en el marco de lo establecido por la OMC.

 

En tal sentido, la OMC pasa a ser en este punto el principal foro de debate y terreno de acuerdo sobre el tema, apoyado por la Organización de las Naciones Unidas; atendiendo a la necesidad de buscar “un equilibrio sostenible entre el apoyo a la producción pesquera y la conservación”[5].

 

 

 

 

 

 

 

 

Así, pues, la OMC atiende el tema de las subvenciones en el marco del “Acuerdo sobre Subvenciones y Medidas Compensatorias”, mejor conocido como SMC, el cual rige las controversias comerciales relacionadas con el sector pesquero y que se aferra a una definición mucho más específica en términos económicos con base en el artículo XVI del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT por sus siglas en inglés – General AgreementonTariffs and Trasero) * GATT de1994 y del Código de Subvenciones de la Ronda de Tokio de1979; en tanto esta definición es mucho más específica que la planteada por la FAO, lo cual reduce el debate en la OMC al terreno económico.

El referido acuerdo establece “normas sobre subvenciones y sobre las actuaciones que pueden iniciar los países para contrarrestar sus consecuencias”[6], estableciendo además dos categorizaciones que conducen las propuestas y el debate, el establecimiento de disciplinas multilaterales que regulan el otorgamiento o no de una subvención por parte de un Estado y la utilización de medidas compensatorias para la supresión del daño causado por la subvención otorgada.

En el seno de la OMC los actores han planteado diversas líneas para tratar la negociación: la regulación de subvenciones asociadas a sus efectos y las subvenciones basadas en el tipo de costo incurrido (costo de capital o costo operativo)[7]. El segundo de estos planteamientos fomenta el trato diferenciado entre los miembros de la organización; por tanto, son el principal causante del poco avance de las mismas.

Por su parte, el primer planteamiento sobre la regulación de las subvenciones debido a sus efectos plantea, en principio, reglas o normas generales para todos los Estados miembros; lo cual parece más justo dado la naturaleza de la negociación; asumen como base dos líneas: las subvenciones directamente vinculadas a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, y las subvenciones vinculadas a la pesca de especies sobreexplotadas.

Si las partes logran trabajar con base en el primer planteamiento sin excepciones y definir esta zona de acuerdo posible, minimizarían el debate y el trato diferenciado; lo cual, los acercaría más al consenso. Sin embargo, este escenario ideal se ve distante, a pesar del compromiso de concluir a finales de este año.

Sin duda, es difícil medir el efecto real de las subvenciones en el estado de recurso, pero es innegable la relación directa e indirecta entre éstas. El debate es mucho más amplio y ambiguo, pensar en la eliminación o regulación de las subvenciones, es aún un túnel sin final.

Lo que representa la subvención para el mejoramiento de la columna de beneficios del sector productivo es incuestionable, y se encuentra atado al plan país y de desarrollo del sector de cada Estado miembro. Aquí la pregunta sería ¿cuánto están dispuestos a ceder?, ¿hasta dónde la preservación del recurso está por encima de los intereses económicos?

 Por: Katherin A. Inojosa Navarro. @Kl_global/ @kathandrea_global IG. Lic. Estudios Internacionales. Esp. Negociaciones. Derecho y Política Internacional. Directora del Grupo de Trabajo Humana, Consultora Internacional.

 

 

 

Citas:

[1]FAO 2002. “Informe de la Consulta de Expertos sobre la identificación, evaluación y presentación de informes de las subvenciones en la industria pesquera”.Portal web: http://www.fao.org/3/Y4446S/y4446s0j.htm

[2] Ibídem.

[3]OMC. “Negociaciones sobre la subvención a la pesca”. Portal web: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/rulesneg_s/fish_s/fish_s.htm

[4]ONU. Objetivos de Desarrollo Sostenible / Naciones Unidas. Portal web https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/oceans/

[5]OMC. “Introducción a las subvenciones a la pesca en a OMC”. Portal web: https://www.wto.org/spanish/tratop_s/rulesneg_s/fish_s/fish_intro_s.htm

[6]REY S. MONICA. (2005). “Estudio de las subvenciones al sector pesquero” Instituto Universitario de Estudios Marítimos / Universidad de la Coruña. Portal web: https://www.udc.es/iuem/documentos/monografias/2005-4.pdf

[7]International Center for Trade and Sustainable Development.(2017). “Reglas de la OMC sobre subvenciones a la pesca: progreso y perspectivas”. Portal web: https://www.ictsd.org/bridges-news/puentes/news/reglas-de-la-omc-sobre-subvenciones-a-la-pesca-progreso-y-perspectivas