Propuesta del sector técnico privado para la formulación de un Plan Nacional de Acuicultura  

  • La producción de 500.000 toneladas/año de los productos pesqueros que requerirá el país para el año 2030 demanda de un plan de acción integral y la participación de diferentes instancias públicas y privadas nacionales.
  • Esta oferta, diseñada con la participación de más de una docena de profesionales colaboradores de amplia experiencia, es la segunda que se presenta en los últimos 26 años, y contiene los principios rectores, estrategias básicas, proyectos estratégicos y más de 150 acciones concretas. Se trata de potenciar el cultivo de diferentes especies acuáticas, tanto marinas como dulce acuícolas, y se encuentra a la disposición de las máximas autoridades nacionales como un aporte del sector acuícola venezolano para la recuperación y potenciación del sector.

Caracas, 5.9.20.- La “Propuesta para un Plan Nacional de Acuicultura”, fue el tema del Web seminario ofrecido por Germán Robaina, Biólogo con mención en Acuicultura Marina, de la Universidad de Oriente y Candidato a PhD, en el marco del ciclo organizado por el grupo de Whatssapp “Acuicultura de Venezuela”, completamente gratis y dirigido al público relacionado y mundo académico.

A continuación, el trabajo que el Lic. Robaina escribió para la cuarta edición de Acuipesca Magazine, un completo resumen de su difundida propuesta.

Acerca del plan

“Hemos venido publicando algunas recomendaciones para la formulación de una propuesta de Plan Nacional de Acuicultura para Venezuela, que siente las bases para la publicación en Gaceta Oficial de una ley que rija la actividad y minimice el continuo reinicio generalizado que venimos sufriendo cada vez que se produce un cambio gubernamental, un cambio en la cabeza del ente rector o un cambio en un funcionario de segundo, tercero o cuarto nivel con cierta discrecionalidad.

Después de un detallado análisis de la realidad acuícola nacional, de su historia, fortalezas, debilidades y limitantes, de la situación pesquera nacional y mundial, junto con la estimación de los requerimientos de proteína de origen pesquero para los próximos años —con la ayuda de un ejercicio básico de planificación estratégica— y la revisión bibliográfica de numerosos planes nacionales de acuicultura desarrollados para Latinoamérica, bajo asesoría de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), se ha desarrollado una propuesta de plan para ser implementado por el gobierno nacional y poder así iniciar la activación del sector acuícola nacional a la par de los otros subsectores agropecuarios.

Gráfico 1.- “Componentes básicos de un desarrollo acuícola armónico”.

Programas estratégicos

1.  Fortalecimiento y reestructuración del sector acuícola nacional y de su ente rector.

2.  Ampliación de las alternativas de producción y diversificación de la oferta explotable y exportable.

3.  Fomento del cultivo de las especies de mayor importancia para la generación de biomasa alimentaria y de exportación.

4.  Promoción de actividades de investigación orientada.

5.  Actualización de la normativa legal vigente.

¿Cuánto requerimos?

La FAO estima un consumo per cápita promedio mundial de productos pesqueros de 20 kg/hab/año, y para Latinoamérica y el Caribe lo estima en 12,2 kg/hab/año.

Por su parte expertos nutricionistas recomiendan de dos a tres raciones semanales (150 gr c/u) de carne de pescado (21,6 kg/hab/año), lo que supondría para Venezuela una demanda que oscila entre 384.000 y 687.950 Tm/año y/o suponiendo exportación cero.

Ante este déficit de productos pesqueros se evaluaron tres escenarios como posibles estrategias a seguir:

  1. Importar los productos pesqueros que el país requiere año tras año, con el consecuente gasto de divisas.
  2. Desarrollar la actividad acuícola nacional “costa afuera”, e importar la biomasa producida para satisfacer la demanda de la población, protegiendo in extremis el medio ambiente.
  3. Destrabar, promover, facilitar y desarrollar la actividad acuícola nacional “costa adentro”, con técnicas que garanticen maximizar la producción y minimizar su efecto ambiental

Foto 1.-La imagen de Raúl Rincón muestra macroalgas obtenidas con acuicultura.

Estrategias básicas

Aunado a lo ya esbozado, se propone esta ruta que necesariamente incluye el uso de modelos que garanticen el respeto del medio ambiente.

Las estrategias básicas a seguir para el diseño de los proyectos, lineamientos y acciones a emprender para el logro de los objetivos planteados son:

  • Aprovechamiento de las ventajas competitivas y comparativas.
  • Generación de un entorno productivo adecuado.
  • Modificación del modelo de negocio.
  • Diversificación de la oferta explotable y exportable.
  • Desarrollar estímulos intrínsecos y extrínsecos a la producción.

Principios rectores

Se propone un conjunto de condicionantes de obligatorio cumplimiento en todas las estrategias, programas, proyectos, lineamientos y acciones propuestos:

  • Reestructuración, fortalecimiento y corresponsabilidad institucional.
  • Apoyo financiero, estímulos fiscales y tarifarios.
  • Fundamentación objetiva.
  • Responsabilidad ambiental.
  • Sanidad acuícola.
  • Tecnología e información actualizada y comprobada.
  • Organización y asociatividad del sector.
  • Mejora económica.
  • Responsabilidad social.
  • Integralidad de los desarrollos.

Foto 2.- Alevines de tilapias de Spring Genetics.

Situación objetivo

En seis años, para 2025, la acuicultura venezolana deberá ofrecer muestras de consolidación como actividad comercial exitosa en lo que a producción se refiere, coadyuvando significativamente en la oferta permanente y programada de productos pesqueros frescos, congelados y/o con valor agregado, a precios competitivos y en óptimas condiciones de calidad, inocuidad, trazabilidad y sostenibilidad.

Todo ello a partir de acciones que permitan incrementar interanualmente la producción actual, hasta alcanzar el pleno abastecimiento nacional, el consumo per cápita promedio regional (citado por FAO) y la incursión en los mercados internacionales.

Grandes requerimientos

La acuicultura comercial no viene para inventar, probar o esperar, sino para producir a la mayor brevedad, con la mayor intensidad y con el mayor rendimiento económico posible para el país y para el inversionista. Un conjunto de grandes requerimientos hace falta para hacer todo esto realidad:

  • Una voluntad política recia para fomentar y no obstaculizar.
  • Sincerar la normativa ambiental vigente.
  • Buscar el incremento sostenido de empleos, desarrollo, alimentos y divisas.
  • Mejorar la vinculación entre los acuicultores activos sobrevivientes.
  • Neutralización sistemática de los obstaculizadores de profesión.
  • Desmitificación y evaluación de las especies exóticas presentes en el país.
  • Revisión, actualización, flexibilización y estandarización de la materia reguladora vigente.
  • Reinstauración y activación, bajo adecuada reglamentación de la figura de “concesión”, del desarrollo de la maricultura comercial en áreas marino-costeras de gran potencial.
  • Recuperación, dotación, mantenimiento, potenciación y/o especialización de la infraestructura pública y privada existente vinculada con la actividad (alevinaje, alimento, procesamiento, etcétera).
Programas estratégicos

1.  Fortalecimiento y reestructuración del sector acuícola nacional y de su ente rector.

2.  Ampliación de las alternativas de producción y diversificación de la oferta explotable y exportable.

3.  Fomento del cultivo de las especies de mayor importancia para la generación de biomasa alimentaria y de exportación.

4.  Promoción de actividades de investigación orientada.

5.  Actualización de la normativa legal vigente.

 


Foto 3.- Modelos rurales de granjas venezolanas.

Proyectos estratégicos propuestos

Al contar con un marco legal y una filosofía idónea, al sector privado le corresponderá la mayoría de los costos de inversión, y al sector público solo le tocará normar adecuadamente la actividad, fomentarla, gerenciarla y -de ser posible- bajo un proceso de readscripción institucional, poner a tono la red de instalaciones acuícolas que están dispersas a lo largo y ancho del país, con muy baja eficiencia, productividad, discrecionalidad y con elevada descoordinación.

Se trata de implementar un plan ordenado de acción que sincronice las actividades de los distintos entes vinculados y las distintas actividades a desarrollar, pues es el único medio de lograr la participación ordenada, impidiendo la duplicación de esfuerzos y optimizando el aprovechamiento de los recursos existentes.

La acción de los gobiernos nacional, regionales y estadales tiene el papel fundamental, y de ella dependerá en gran medida la solución de los numerosos obstáculos que tradicionalmente se encuentran en los diferentes entes encargados de la regulación.

Proyecto estratégico 1

Fortalecimiento, reestructuración, adecuación y optimización del funcionamiento del sector acuícola nacional y del ente rector (Ministerio del PPP la Pesca y la Acuicultura), incluyendo su adecuada jerarquización de la actividad (Viceministerio de Acuicultura), reorganización institucional y reglamentación para garantizar la correcta aplicación de leyes y reglamentos por parte de los diferentes funcionarios e instancias involucradas en su regulación.

Proyecto estratégico 2

Diseño, creación y reglamentación de las denominadas Regiones Acuícolas Nacionales vinculadas a las diferentes Corporaciones Regionales de Desarrollo como instancias promotoras y supervisoras de la producción acuícola nacional.

Proyecto estratégico 3

Diseño, creación y reglamentación de los denominados Centros Acuícolas Regionales como instancias prestadoras de soporte, servicios, insumos, asistencia y procesamiento y distribución producción acuícola.

Proyecto estratégico 4

Promover la creación de una red de Granjas Piscícolas Estadales y Municipales destinadas a la generación de la biomasa requerida para los estratos sociales de bajos recursos, a desarrollarse en cada jurisdicción bajo subvención gubernamental (150.000 Tm).

 Proyecto estratégico 5

Fomentar la creación de una red de Granjas Piscícolas Comerciales destinadas a la generación de la biomasa requerida para satisfacer los mercados nacionales no subvencionados, y la exportación de biomasa pesquera de elevado valor para consumo interno y/o exportación (200.000 a 300.000 Tm).

 Proyecto estratégico 6

Fomentar el desarrollo de actividades de maricultura en las costas venezolanas, mediante la figura de Concesión Marino Costera (2003), debidamente tipificadas, reguladas y garantizadas, de acuerdo con los estándares regulatorios existentes en el ámbito mundial (150.000 Tm).

Foto 4.- Tanque circular.

Proyecto estratégico 7

Fomentar y reglamentar las Concesiones Acuícolas Continentales en los embalses existentes, según su potencialidad y característica, debidamente tipificadas, reguladas y garantizadas, de acuerdo con los estándares regulatorios existentes a nivel mundial.

 Proyecto estratégico 8

Formular e implementar programas integrales para fomentar el cultivo de las especies de elevado potencial acuícola existentes en el país (macroalgas, truchas, cachamas, tilapias, peces marinos, peces ornamentales, camarones peneidos, camarones paleomonidos, ostras, pectinidos, mejillones, etc.) en mono o policultivo, que coadyuven en el logro de una producción acuícola acorde con la potencialidad del país y la demanda en los mercados internacionales.

Proyecto estratégico 9

Promover la participación de empresas especializadas foráneas de reconocida experiencia y solvencia, en la explotación acuícola, y/o el suministro de insumos y servicios requeridos para el desarrollo de actividades acuícolas de alcance comercial en el menor tiempo posible, bajo adecuadas figuras de asociatividad (joint-venture) (alevines, alimentos, equipos, experticia, procesamiento, entre otros).

Foto 5.- Impactante desarrollo acuícola en Ecuador.

Proyecto estratégico 10

Diseño y financiamiento público-privado de programas institucionales de investigación orientada hacia temas de medular importancia para el desarrollo y consolidación de los cultivos acuícolas, tales como la adaptación de tecnologías, la reingeniería, la producción masiva de alevines, la genética, la nutrición, la alimentación y la sanidad acuícola, entre otras.

 Proyecto estratégico 11

Revisión y adecuación de la normativa legal vigente, a fin de centralizarla, actualizarla y simplificarla, unificando criterios y llenando los vacíos, enfrentamientos y contradicciones que se encuentren en ella, incluyendo su adecuada interpretación y reglamentación para garantizar su correcta aplicación por parte de las diferentes instancias y funcionarios involucrados en su regulación (pesca, aguas, espacios acuáticos, ambiente).

Para finalizar, hay que acotar que en otros países latinoamericanos la producción acuícola llega a figurar hasta como la segunda fuente de ingresos después de las exportaciones petroleras, y Venezuela posee tanto o más potencial que muchos de esos países, solo se requiere el desarrollo, fomento y consolidación de esta actividad a escala comercial. Solo faltaría una propuesta de un Plan Nacional de Acuicultura que rija la actividad. ¡Ya es tiempo!”.

Biol. Marino-UDO. Germán Robaina G.       

Director Gerente Aquaconsultas

robainag@gmail.com

Un poco más sobre el autor

El Lic. Robaina ha sido profesor e investigador de Acuicultura en la Escuela de Ciencias Aplicadas al Mar. Ha desempeñado cargos de dirección en instituciones científicas como el Centro de Investigaciones Científicas, de la Universidad de Oriente, Estación de Investigaciones Marinas Bahía de Mochima. Además se ha desempeñado como Coordinador de programas Piscícolas de la estatal PDVSA Agrícola. Coordinador de convenios Acuícolas con Noruega, Cuba, Chile y coordinador del proyecto FAO Piscicultura Rural Tipo II Colombia-Venezuela. Director de Fomento Pesquero M.A.C.. Participó en la formulación 1er Plan Nacional de Acuicultura venezolano (1990 – 1993) y hoy día se desempeña como Director Propietario de Aquaconsultas C.A.