Falcón, 29.10.20.- Pesquería es un término que se refiere a todos los aspectos de la pesca de un determinado recurso pesquero, en este caso del tajalí (Trichiurus lepturus) (Linnaeus, 1758) (Figura 1). Este pez conocido como machete o pez sable, es una especie que está distribuida alrededor del mundo y en América está presente desde el noreste de los Estados Unidos de América hasta, incluyendo el golfo de México y mar Caribe.

Tajalí pertenece a la familia Trichiuridae (Teleosti), es un pez de actividad costera circuntropical capturada en aguas tibias temperadas, con hábitos carnívoros y como especie pelágica se agrupa en cardúmenes, cerca del fondo entre los 100 y 350 metros de profundidad alimentándose de peces, cangrejos y camarones (Chávez, 2006). Se captura con artes de pesca como las redes de cerco, enmalle, arrastre y líneas como en el palangre y cordeles (González et al. 2006).

Figura 1. Fotografía de tajalí (Trichiurus lepturus).

https://en.wiktionary.org/wiki/tajal%C3%AD

En la pesquería del tajalí se produjo una innovación en la pesca con cordeles, añadiendo luces sumergidas para atraer más al pez (Figuras 2 y 3), por el efecto de fototropismo positivo (atracción del pez por efecto de la luz).

Figura 2. Representación del sistema de pesca con dispositivo de luz

Autor: Luis González

Figura 3. Fotografía del dispositivo eléctrico para atracción de tajalí

Autor: Luis González.

¿Porqué este interés en el tajalí (Trichiurus lepturus)?

El tajalí siempre ha formado parte de las especies de interés comercial en Venezuela, pero de bajo valor comercial. Capturado por la eliminada flota industrial de arrastre (García 2004) y la flota artesanal (redes) en el golfo de Venezuela; pero recientemente, desde 2015 ha surgido esta nueva pesquería, con objetivo de exportación a los países asiáticos.

Este pez representa en esos países asiáticos (caso China), un recurso pesquero con un alto valor comercial en términos de peso (Kwok, 1999). Tal es la demanda de la población china por el tajalí, que la cantidad capturada dentro de los parámetros legales no es suficiente, para abastecer el mercado más grande del mundo y que ha ocasionado la sobreexplotación del recurso tajalí, según FAO 2018; por lo tanto, las empresas chinas han encontrado una solución ideal en Latinoamérica donde abunda el tajalí, por las condiciones climatológicas caribeñas.

¿Qué beneficios ha traído la nueva pesquería de tajalí?

 Uno de los beneficios más significativos es el hecho de un aumento desproporcional del precio del tajalí, pagado a los pescadores directamente y en la mayoría de los casos en divisas, cotizándose actualmente en 2,4$ el kilogramo de este pescado. Este efecto ha incentivado en el crecimiento del número de embarcaciones pesqueras, así como de pescadores por embarcación para obtener un mayor rendimiento en la pesca. De igual forma se han instalado plantas procesadoras de tajalí en la ciudad de Punto Fijo, Península de Paraguaná, estado Falcón, al occidente de Venezuela.

Actualmente hay 4 plantas procesadoras de tajalí y otras dos plantas procesadoras de pescado, que ocasionalmente procesan igualmente tajalí. (Comunicación personal INSOPESCA Falcón).  Este número de plantas ha sido beneficioso, por el aumento de mano de obra en el sector de procesamiento de pescado y en especial la femenina, considerando que cada planta, podría contar con una media de 80 personas empleadas directamente.

Del mismo modo, este nuevo número de plantas procesadoras, trae como consecuencia un incremento en áreas conexas, mayor producción en las plantas productoras de hielo e igualmente un crecimiento en el número de vehículos (camiones cisterna) para el transporte de agua, el cual es esencial en el proceso de pescado, sobre todo para exportación.

Hay que resaltar que esta nueva pesquería también se hace en el litoral central, así como en el oriente de Venezuela. En el estado Nueva Esparta, Isla de Margarita, existe otra planta procesadora de tajalí perteneciente al grupo VPAS. Se desconoce el número de plantas procesadoras, en el oriente así como litoral central. Pero se ha tenido conocimiento de declaraciones públicas realizadas por el gobernador del estado Miranda, afirmando exportación de nuevo rubros, entre ellos tajalí, lo cual indica la existencia de plantas procesadoras en el estado Miranda.

¿Cuáles son las consecuencias de esta explotación de tajalí?

El inicio de pesquerías o explotación pesquera ocurre por factores principalmente alimenticios, pero su causa más relevante es la económica.  La sobreexplotación de los recursos naturales se produce cuando se extraen los organismos o se explotan los ecosistemas a un ritmo mayor que el de su regeneración natural. El mayor impacto de la sobreexplotación es la extinción del recurso, lo cual tiene consecuencias ambientales y socioeconómicas, pues se pierde una fuente importante de recursos. Las actividades pesquera, industrial y artesanal se caracterizan por el aprovechamiento desmedido de los recursos.

La principal causa de la disminución de los recursos pesqueros y de su sobreexplotación reside en la ineficacia para controlar y reducir la capacidad de las flotas. Demasiados barcos y pocos peces: la capacidad de las flotas pesqueras es excesiva para los cada vez más escasos recursos.

Caladeros disminuidos en poco tiempo: desde que se descubren nuevos caladeros hasta que se explotan sin contemplaciones transcurre cada vez menos tiempo.

El tajalí es un recurso que debido a la variable exportación (pago en divisas) ha motivado una explotación sin previos estudios del recurso, con un desconocimiento de parámetros pesqueros, así como biológicos, ya que era una especie de bajo valor económico. En el golfo de Venezuela solo se ha hecho un estudio biológico de la especie capturado por la pesca industrial de arrastre (Chávez, 2006).  En el oriente de Venezuela Guevara et al., 2015, realiza una descripción de la pesquería de tajalí, en Boca del Rio, isla de Margarita, Venezuela.

La demanda motivada por la variable exportación trajo como consecuencia la transformación de pesquerías multi específicas (explotación de diversas especies) a pesquerías mono específicas (explotación de una sola especie). Este fenómeno produce una disminución de la oferta de otras especies de interés social en el país y un difícil acceso a la población del recurso tajalí, motivado a su precio dolarizado.

Por último, las consecuencias de una explotación sin regulaciones pesqueras basadas en estudios científicos de la especie Trichiurus lepturus, traerá como consecuencia una posible desaparición del recurso así como todo lo que ella implica (desaparición de plantas procesadoras y actividades conexas).

¿Qué se está haciendo por el recurso tajalí?

El Campo Experimental las Piedras, adscrito al Instituto de Investigaciones Agrícolas (INIA), en vista de este fenómeno de una nueva pesquería en el golfo de Venezuela, logró ejecutar una evaluación del recurso tajalí, con el financiamiento de la planta procesadora de Tajalí VPAS, durante octubre 2018 a noviembre 2019.

En esta investigación se estimaron algunos parámetros pesqueros y biológicos de tajalí. De igual forma se podrá definir el período de reproducción para recomendaciones de una veda en base a sus parámetros estudiados.

Igualmente, el INIA ha realizado programas sobre la pesquería y ha publicado artículos en prensa, con la finalidad de crear conciencia entre las autoridades y la población sobre la importancia de este recurso pesquero.

Bibliografía

-Chávez Diana, 2006. Evaluación Biológica y pesquería del tajalí, Trichiurus lepturus (Linneaus, 1758), capturada por la pesca industrial de arrastre en el golfo de Venezuela. Trabajo especial de grado de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM). 107 pp.

-FAO 2018. El estado mundial de la pesca y la acuicultura. 250 p.

-Luis González, Jesús Méndez y María Guanipa (En prensa). Influencia de la cultura asiática sobre la pesquería del gde Venezuela. Caso: Tahalí.

-García, A (2004). Evaluación económica y ecológica de los descartes en la pesca de arrastre de fondo del golfo de Venezuela. No publicado. Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda. Falcón. Venezuela.

Por: Luis  Del  V., González, Jesús Méndez  y María Guanipa. Instituto Nacional de Investigación Agrícola (INIA).

Correo electrónico: lvgonzalez@inia.gob.ve /

Acuipesca Magazine/