Caracas, 8.12.20.- La acuicultura en América Latina y el Caribe continúa su avance, alcanzándose en 2017 una producción de 2,9 MM de toneladas, valoradas en 17.400 MM de dólares de 2018. Lo anterior es el Resumen del Ensayo “Acuicultura en América Latina y el Caribe: progresos, oportunidades y desafíos”, que Carlos Gurmann escribió para la revista Iberoamericana de Acuicultura, de la Universidad Técnica de Manabí, Aqua Technica, Año 1. Volumen 1, cuyos interesantes trabajos iremos publicando por entregas.

Volviendo al tema, el ritmo del crecimiento viene disminuyendo a lo largo del tiempo. En ese año la región representa un 3,7% del volumen de las cosechas mundiales, pero un más relevante 7% de su valor, por trabajar principalmente con especies altamente apreciadas en los mercados. Esta realidad contrasta con una pesca extractiva que disminuye desde la década de los años 90, y actualmente implica que los cultivos signifiquen un 21% del desembarque regional.

Conviven en esta zona un sinnúmero de modelos productivos de gran y pequeña escala, orientados al mercado doméstico o a las exportaciones, con estados más o menos activos y presentes en los procesos de desarrollo; con diversos niveles de competitividad, y con un generalizado bajo consumo de productos pesqueros por persona, nivel que se encuentra entre los menores del mundo.

La región presenta innumerables potencialidades en su acuicultura, y actualmente vuelca sus principales esfuerzos de I+D hacia la diversificación productiva con especies nativas. También es evidente que problemas de gobernanza, relacionamiento con las comunidades locales y nacionales, litigios con otros usuarios de las aguas y los bordes costeros, direccionamiento de la investigación aplicada y situaciones medioambientales pendientes conspiran contra un mejor desempeño de las cosechas, las que de todas formas deberían aumentar hasta unas 4,9 a 5,5 MM de toneladas en 2030, situación que implica una ralentización del ritmo productivo reciente, y crecimientos interanuales de entre 4% y 5% hasta ese año.

En una región cuya acuicultura todavía está muy concentrada en no más de cinco países y otras tantas especies, y que dispone de amplios espacios e infraestructura razonable, las oportunidades futuras son muy amplias y los éxitos a alcanzar se relacionarán estrechamente con la aplicación de medidas que superen las limitantes recién mencionadas, y muy especialmente, lo relacionado a la gobernanza.

Por: Carlos Wurmann G. E-mail: carwur@gtdmail.com; awardchile@gmail.com

AWARD Ltda., Consultores Internacionales, Acuicultura & Pesca. Santiago de Chile.

Para más información consultar la fuente: https://revistas.utm.edu.ec/index.php/aquatechnica

Acuipesca Magazine/ AS

Portada Aqua Technica. Año 1. Volumen 1. 2019.