Nueva Esparta, 8.9.21.- Como cada año, para el equipo de Acuipesca Magazine es un honor y motivo de júbilo rendir homenaje a la Virgen del Valle, patrona del oriente venezolano, de la Armada Nacional y de los pescadores. Compartimos esta nota publicada en el diario Últimas Noticias, que da cuenta de la historia de este centenario de devoción y amor por Nuestra Señora del Valle del Espíritu Santo.

“Este 8 de septiembre se cumplen cien años de la proclamación de Nuestra Señora del Valle como Patrona de la Diócesis de Guayana que, para 1921, comprendía el territorio de los actuales estados Bolívar, Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta, Sucre, Amazonas y Delta Amacuro.

Las autoridades eclesiásticas de estas diócesis explicaron, en una carta pastoral difundida el pasado mes de julio, que el patronazgo de la Virgen del Valle sobre la Diócesis de Guayana fue solicitado por los fieles devotos e instituciones de la vida civil, con el apoyo de los sacerdotes de este territorio.

“El 27 de abril de 1921, la Sagrada Congregación de Ritos, en nombre del Papa Benedicto XV, confirma la elección realizada. Fijó su fiesta el 8 de septiembre y le atribuye todos los privilegios y honores que, conforme a las leyes de la Iglesia, competen a Patronos principales”, se lee en la carta pastoral.

La Virgen del Valle ha acompañado la vida de la Iglesia en el Oriente de Venezuela, desde los inicios de la evangelización. La imagen de La Purísima o Inmaculada Concepción fue fabricada en España y traída al nuevo continente, aproximadamente en el año 1500. Estaba destinada a la iglesia de Nueva Cádiz, en isla de Cubagua, que para la época era muy demandada por la explotación de perlas.

Al ser saqueada Cubagua y despoblada, la imagen es llevada a la isla de Margarita. Fue instalada en una pequeña ermita construida en un valle cercano a la Villa del Espíritu Santo, donde recibía la devoción de los antiguos pobladores de Cubagua y de los indios guaiqueríes.

La pequeña ermita se convirtió en Santuario y en lugar de peregrinación para los habitantes de la isla y de todo el país. Durante el pontificado del Papa Juan Pablo II, y gracias a la iniciativa de monseñor César Ramón Ortega Herrera, el Santuario de la Virgen del Valle fue reconocido como Basílica Menor, el 7 de junio de 1995.

La Pastoral de los obispos de Oriente hace un llamado para que este centenario del patronazgo, sea “de encuentro personal con Jesucristo y su Palabra, los sacramentos y el amor a los necesitados”.

Tradición anual

Cada año las festividades de Nuestra Señora del Valle son celebradas por los devotos. La misa del 8 de septiembre, antes de la pandemia, reunía a más de 120.000 fieles de la isla y de todo el país; pero la pandemia convirtió cada casa en un templo de veneración.

Los devotos desde sus hogares presencian la Santa Eucaristía, a través de los medios de comunicación, y realizan rosarios y homenajes culturales a la Virgen.

Virgen mundial

La devoción a la Virgen del Valle marca la vida de la región oriental. Parroquias, templos, obras educativas y de caridad llevan el nombre de la Virgen. Las expresiones de fe y las múltiples manifestaciones artísticas y culturales en su honor, hablan de un pueblo que encuentra en la Virgen del Valle un signo de identidad cristiana.

Más allá de nuestras fronteras, a donde se han trasladado los hijos e hijas de esta región, se han llevado consigo como uno de sus mayores tesoros la devoción a la Virgen. De esa devoción surgió la iniciativa “Virgen del Valle Mundial”, que cada año brinda una ofrenda virtual a su amada Madre. Este año participan 70 cultores del oriente venezolano que le cantan con amor y fe a su Virgen Marinera.

Tomado de:

https://ultimasnoticias.com.ve/noticias/pulso/la-virgen-del-valle-llega-a-100-anos-de-devocion-en-el-oriente-del-pais/ Tania González. Septiembre 4, 2021.

Acuipesca Magazine /ASP